Mercados

Grecia presiona al euro, suma su peor caída trimestral en 15 años

Los analistas estiman que la paridad euro-dólar dependerá más de los datos de Estados Unidos, especialmente de las nóminas no agrícolas, que se conocerán el viernes.
Redacción
31 marzo 2015 12:37 Última actualización 31 marzo 2015 14:24
[Bloomberg] Los pagos a accionistas en el índice Euro Stoxx 50 caerán este año 3.3%.

[Bloomberg] Los pagos a accionistas en el índice Euro Stoxx 50 caerán este año 3.3%.

El euro extendió su mayor caída trimestral frente al dólar desde sus inicios, presionado por los caminos divergentes en política monetaria emprendidos por la Reserva Federal y el Banco Central Europeo, lo que apoya la idea de que la moneda única caerá a la paridad con el dólar este año.

Sin embargo, la moneda europea enfrentó una presión añadida de venta debido a que Grecia y sus prestamistas no lograron sellar aún un acuerdo sobre reformas en sus conversaciones de este martes.

Más temprano, el euro tuvo un impulso adicional por los flujos de reequilibrio de fin de mes y lecturas optimistas sobre la confianza del consumidor estadounidense y los precios de las casas.

La divisa europea retrocedió este martes 0.9 por ciento y terminó en 1.0739 unidades, un mínimo de 10 días frente al dólar, para sumar una pérdida del 11 por ciento en el primer trimestre de 2015, su mayor caída desde que inició cotizaciones en enero de 1999.

El euro retrocedió por encima del punto mínimo en 12 años de 1.0456 dólares que alcanzó el 16 de marzo, en medio del estímulo monetario sin precedentes lanzado por el Banco Central Europeo de 1.1 billones de euros iniciado en marzo en un intento por evitar que la deflación se extienda en la zona euro.

Por su parte, el índice dólar, que compara al billete verde con una canasta de monedas, subía 4 ciento a 98.33, justo por debajo del máximo en 12 años que tocó previamente en marzo.

Desde enero, el índice se ha apreciado 9 por ciento y se encamina a su mejor trimestre desde el tercero de 2008.

Frente al yen, la divisa estadounidense permaneció estable, dejando su ganancia trimestral cerca del 0.5 por ciento.

La moneda europea bajaba 0.9 por ciento, a 128.86 yenes , llevando sus pérdidas trimestrales al 11.3 por ciento.