Mercados

Fracaso de Trump da impulso al oro

El oro ha subido cerca de un 9 por ciento este año, pese a una mejora de las perspectivas económicas que llevaron a las acciones a tocar máximos récord este mes
Bloomberg
27 marzo 2017 19:49 Última actualización 28 marzo 2017 5:0
Los lingotes de oro son una buena alternativa para invertir en tiempos de incertidumbre financiera. (Ilustración Alejandro Gómez)

Los lingotes de oro son una buena alternativa para invertir en tiempos de incertidumbre financiera. (Ilustración Alejandro Gómez)

Los futuros del oro subieron a mil 258.80 dólares por onza, su máximo nivel en un mes, al tiempo que aumenta la demanda de activos de refugio después que el fracaso del proyecto de ley de salud en Estados Unidos despertara preocupación por las perspectivas de la agenda económica del presidente Donald Trump.

El oro se negociaba cerca de su promedio móvil de 200 días, de mil 263.03 dólares, mientras que un indicador del dólar caía a su nivel más bajo desde noviembre. Los rendimientos de las notas a 10 años se hundieron a un mínimo en un mes, mientras que las acciones de Estados Unidos extendían su rally negativo. El oro no ha cerrado por encima del nivel de 200 días desde el 7 de noviembre, un día antes de que Trump fuera elegido.

El oro ha subido cerca de un 9 por ciento este año, pese a una mejora de las perspectivas económicas que llevaron a las acciones a tocar máximos récord este mes. Los operadores se volvieron más alcistas respecto del metal luego que la frustrada iniciativa por reemplazar la actual ley de salud pone en tela de juicio las perspectivas de reforma tributaria y gasto en infraestructura que Trump también ha prometido. Commerzbank dijo que un ascenso duradero por encima del umbral de 200 días podría estimular la compra de seguimiento.

"El fracaso de la administración de Trump de lograr hacer algo en la reforma de la atención de salud ha preocupado a la gente", dijo Brad Yates, jefe de operaciones de Elemetal, una de las mayores refinadoras de oro de Estados Unidos. "Parte del optimismo por la renta variable estadounidense se ha basado en las expectativas de que la administración de Trump favorecerá el crecimiento y la empresa, con menos regulaciones. Estamos viendo que algo del optimismo en torno a ese resultado se diluye un poco".