Mercados

Florecimiento global del mercado de bonos; México, beneficiado

Los inversionistas extranjeros están por llegar a los 100 mil millones de dólares en tenencia de bonos mexicanos; día con día la cifra se eleva y de mantenerse el ritmo será inevitable que se alcance la meta en cualquier momento del primer semestre del año en curso
Esteban Rojas
26 enero 2015 1:22 Última actualización 26 enero 2015 5:10
  [Bloomberg] El euro se debilita un 0.25 ante el yen, en tanto que el dólar se aprecia un 0.1%. 

La liquidez adicional en la zona euro que se generará a partir de marzo próximo. (Bloomberg)

Los inversionistas extranjeros están por llegar a los 100 mil millones de dólares en tenencia de bonos mexicanos; día con día la cifra se eleva y de mantenerse el ritmo será inevitable que se alcance la meta en cualquier momento del primer semestre del año en curso.

Expectativas de una menor velocidad en la recuperación económica, así como la inyección de liquidez por parte de algunos bancos centrales, han provocado un florecimiento del mercado de bonos en el mundo.
En este contexto, México se ha visto beneficiado debido a la existencia de tasas de interés atractivas que otorgan un diferencial llamativo para los capitales; también cuentan mucho los fundamentales económicos del país.

De acuerdo con las últimas cifras reportadas por el Banco de México, en los mercados nacionales se ha registrado una fuerte entrada de recursos proveniente del exterior.

Dichos fondos se canalizan a la compra de bonos denominado en pesos; la tenencia alcanzó un saldo prácticamente sin precedente de 1.39 billones de pesos al cierre del 14 de enero, equivalente a 95 mil 421 millones de dólares.

La tenencia de extranjeros, de los también denominado bonos M, representa 64.7 por ciento del total de su inversión en el mercado de deuda en México, y significa 24.9 por ciento de los valores de deuda emitidos por el gobierno federal en moneda nacional.

México se ha visto favorecido por la entrada de capitales del exterior al mercado de deuda, como resultado de un atractivo balance entre rendimiento y riesgo.

LAS TASAS MEXICANAS SON ATRACTIVAS

Al cierre del pasado viernes, la tasa de interés del bono mexicano a 10 años con vencimiento en diciembre de 2024 cerró en 5.32 por ciento, de acuerdo con Bloomberg.

Dicho rendimiento fue superior en 4.53 puntos porcentuales a lo que ofrecen bonos de algunas naciones europeas.

El rendimiento del bono a 10 años en México supera con creces los rendimientos de naciones como Alemania, país que registra una tasa mínima histórica de 0.36 por ciento, aunque ambos mercados usualmente no compiten por los flujos financieros del mundo. También la tasa del bono mexicano es mejor respecto a las existentes en naciones más comparables como España, cuyo rendimiento fue de 1.37 por ciento, por debajo del 5.32 ofrecido en su similar de México.

La liquidez adicional en la zona euro que se generará a partir de marzo próximo, cuando el banco central empiece la compra de bonos, puede abrir las puertas de la liquidez a algunas regiones del planeta, que serán favorecidos en la medida en que tengan fundamentos sólidos, relativa estabilidad y certeza financiera; México podría ser uno de ellos.

En el caso de la comparación de las tasas mexicanas con las de Estados Unidos, el resultado también es favorable a México.

El bono estadounidense a 10 años registró una tasa de interés de 1.80 por ciento al cierre del viernes. Lo anterior arroja como resultado un diferencial de 352 puntos base a favor de nuestro país. En todas las comparaciones hay que tomar en cuenta el riesgo cambiario.

Hasta el momento con la zona euro el peso ha salido mejor librado al recuperar terreno frente al euro, mientras que con el dólar ha perdido, aunque en menor medida que otras monedas de naciones de similar desarrollo y que pudieran ser competencia en la captación de recursos provenientes del exterior.

Las condiciones internacionales apuntan a que el gobierno federal pueda financiarse en mayor proporción vía la emisión de valores de deuda denominados en pesos, dada la demanda de este tipo de instrumentos por parte del capital extranjero.

Los recursos provenientes del exterior pueden ayudar al peso a soportar en mejores condiciones eventuales episodios de turbulencia en los mercados internacionales.

Sin embargo, no hay que perder de vista el efecto negativo derivado de un ciclo de alza en la tasa de referencia por parte de la Reserva Federal de Estados Unidos.