Mercados

Fed seguirá aplicando recorte de QE a ritmo mesurado: Yellen

Evaluó que la reciente volatilidad no representa un riesgo importante para el panorama económico de Estados Unidos, mientras indicó que es conveniente que los legisladores consideren medidas para promover la recuperación del mercado laboral.
Efraín H. Mariano
11 febrero 2014 11:31 Última actualización 11 febrero 2014 11:38
  [La Casa Blanca informó sobre la nominación de Yellen mediante un comunicado/Reuters]  

[La Casa Blanca informó sobre la nominación de Yellen mediante un comunicado/Reuters]

CIUDAD DE MEXICO.- Janet Yellen, presidenta de la Reserva Federal de Estados Unidos, confirmó que el banco central continuará recortando el estímulo monetario en forma mesurada si no hay cambios en el panorama de la mayor economía del mundo.

En sus primeros comentarios públicos como jefa de la Fed, ante una Comisión de la Cámara de Representantes, Yellen apuntó que planea continuar con la reducción del estímulo en pasos más mesurados en las próximas reuniones.

Reiteró que pretende mantener la tasa de interés cerca de cero "tiempo después" de que la tasa de desempleo caiga a 6.5 por ciento, desde su actual nivel de 6.6 por ciento.

En su primera aparición en el Congreso como jefa de la Fed, Yellen aseguró que apoya firmemente el enfoque impulsado por su predecesor, Ben Bernanke.

Tras comprar 85 mil millones de dólares en bonos mensuales desde septiembre de 2012, como parte de su plan de alivio cuantitativo (Quantitative Easing, por sus siglas en inglés) la Fed recortó sus compras a 75 mil millones de dólares en diciembre y a 65 mil millones de dólares en enero.

Evaluó que la reciente volatilidad no representa un riesgo importante para el panorama económico de Estados Unidos, mientras indicó que es conveniente que los legisladores consideren medidas para promover la recuperación del mercado laboral.

Hasta enero, 3.6 millones de estadounidenses estaban desempleados por más de seis meses y constituyen el 36 por ciento de las personas sin trabajo. Otros siete millones de estadounidenses fueron clasificados como "trabajadores de medio tiempo por razones económicas", lo que significa que trabajaron menos de 35 horas a la semana ante condiciones de negocio poco favorables o la baja posibilidad de encontrar trabajo a tiempo completo.