Mercados

Más funcionarios de la Fed creen que sólo habrá un alza de tasas este año

La Reserva Federal deja sin cambios la tasa de fondos federales en un rango de 0.25 - 0.50 por ciento, en línea con lo esperado por el mercado.
Redacción
15 junio 2016 13:0 Última actualización 15 junio 2016 14:0
yellen

(Especial)

La Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) mantuvo este miércoles sin cambio su tasa de interés, en línea con lo esperado por el mercado, y más funcionarios creen que sólo habrá un alza este año.

"Es probable que la tasa de fondos federales se mantenga, durante algún tiempo, por debajo de los niveles que se espera que prevalezca en el largo plazo", dijo la Fed en su comunicado de política monetaria.

Es la cuarta reunión consecutiva en la que el Banco Central mantiene la tasa, luego de que en diciembre pasado la elevara de un rango de 0 a 0.25 por ciento al actual 0.25 - 0.50 por ciento.

Menos funcionarios de la Reserva Federal esperan que el Banco eleve las tasas de interés más de una vez este año, luego de señalar que el crecimiento del mercado laboral se ha reducido.

La media del pronóstico de los 17 miembros del Comité Federal del Mercado Abierto mantienen la expectativa de dos alzas este año, aunque el número de funcionarios que ve sólo un incremento pasó de uno a seis desde la reunión de marzo, según las proyecciones publicadas este miércoles.

La decisión de mantener la tasa sin cambios se dio de forma unánime, otra diferencia respecto a la reunión pasada de abril, cuando Esther George votó en contra.

"La Fed es todo lo cauta que puede ser sin llegar a recortar las tasas. Incluso (la presidenta de la Fed de Kansas) Esther George retiró su disidencia. El ritmo de las tasas es menor, lo cual es un gran cambio hacia la cautela", dijo Brian Jacobsen, estratega jefe de Cartera de Wells Fargo.

El mercado esperaba que se mantuviera la tasa, en medio de la preocupación por la posible salida del Reino Unido de la Unión Europea y por una ralentización de las contrataciones en Estados Unidos.

La Fed incrementó su tasa de interés de referencia en diciembre por primera vez en casi en una década, pero ha evitado ajustar nuevamente su política monetaria este año debido en gran medida a una desaceleración económica y a la volatilidad de los mercados financieros.