Mercados

Evans de Fed: inflación débil puede no ser un fenómeno temporal

Charles Evans, presidente de la Fed de Chicago, calificó de prematuro plantearse un alza en las tasas de interés en diciembre y estimo necesario observar progresos sustanciales en la inflación y que esta alcance el objetivo del 2% lo más rápidamente posible. 
Bloomberg
11 octubre 2017 14:35 Última actualización 11 octubre 2017 14:51
Charles Evans, presidente del Banco de la Reserva Federal de Chicago

Charles Evans, presidente del Banco de la Reserva Federal de Chicago

El presidente del Banco de la Reserva Federal de Chicago, Charles Evans, dijo que la débil inflación en Estados Unidos puede no deberse enteramente a factores temporales.

Refiriéndose a las encuestas sobre las expectativas de inflación, afirmó que algunas de las explicaciones que se dan para el bajo crecimiento de los precios lo ponen "nervioso", en particular las que se centran en factores temporales.

Previamente Evans había expresado preocupación en cuanto a que esas expectativas se están arraigando en la opinión pública y que esto podría hacer que sea más difícil para la Fed lograr que la inflación vuelva a la meta.

Sin embargo, en un evento realizado el miércoles en Zúrich, el funcionario de la Fed también dijo que la economía estadounidense es fuerte y destacó la mejoría del crecimiento tanto a nivel global como europeo.


Con ese telón de fondo, dijo que hay "margen para una discusión muy honesta este año en cuanto a si es o no el momento adecuado para aumentar las tasas".

"Acabamos de anunciar en septiembre que vamos a ajustar nuestro balance. Eso va a requerir una cantidad muy modesta de restricción adicional durante cierto periodo de tiempo", dijo Evans. "Creo que esto nos lleva a la próxima coyuntura, que es -como sabe- un enfoque gradual y paciente para eliminar la postura acomodaticia".

Los inversionistas están apostando a que los encargados de la política monetaria de la Fed decretarán una tercera alza de tasas de interés en 2017, cuando se reúnan en diciembre, luego que datos del gobierno mostraran que la tasa de desempleo de Estados Unidos cayó el mes pasado a 4.2 por ciento, un mínimo de 16 años.

La voluntad de continuar ajustando la política señalaría la actual convicción de que un mercado laboral más ajustado a la larga hará que la inflación vuelva a su meta del 2 por ciento a pesar de una inesperada desaceleración este año.

Una medición de la inflación de precios al consumidor que excluye alimentos y energía, y que es la preferida por el banco central estadounidense, se redujo a 1.3 por ciento en los 12 meses a agosto, lo que se compara con el 1.9 por ciento de enero.

El descenso ha llevado a un creciente debate sobre si para predecir las presiones de precios aún se puede confiar en la denominada curva de Phillips, que vincula inflación y desempleo, y que ha guiado a los encargados de política monetaria durante décadas.