Mercados

Euro y el sistema bancario serían los más golpeados de un “no” en Italia

Un voto “no” en el referéndum de Italia este domingo podría dar lugar a un nuevo período de inestabilidad política y financiera en ese país.
Clara Zepeda
03 diciembre 2016 14:40 Última actualización 03 diciembre 2016 14:40
italia

Italia tendrá un referéndum este domingo. (Bloomberg)

El tipo de cambio del euro, así como los mercados de renta variable y el sistema bancario europeo, sufrirá tras un “no” en el referéndum, advierten especialistas.

De acuerdo con la aseguradora de crédito, Coface, un voto “no” en el referéndum de Italia este domingo podría dar lugar a un nuevo período de inestabilidad política y financiera en ese país, lo que también podría afectar a otros mercados de la zona euro.

Una pérdida de confianza de los inversionistas podría impulsar los costos de endeudamiento del gobierno, lo que a su vez impulsaría las tasas de interés para las empresas.

A corto plazo, la desconfianza podría desbaratar los planes de recapitalización de los bancos, empezando por los del tercer banco en dificultades, el Monte dei Paschi di Siena (MPS), cuyas acciones se reducirían aún más.

1
 

 

Italia


Ese estrés también podría sentirse en otros bancos, especialmente UniCredit, que también necesitan capital suplementario.
El “sí” o el “no” en el referéndum de Italia de este fin de semana trae riesgos en ambos resultados, advirtió la firma de riesgo soberano, FitchRatings.

“El resultado que más probabilidad tuvo del referéndum de Italia fue que prevaleció un voto "no", que conduce a la renuncia del primer ministro Matteo Renzi y al nombramiento de un gobierno provisional.

Incluso en el escenario de probabilidad inferior de una elección rápida que se convoca después de un voto "No", los partidos “eurosceptic” encontrarían extremadamente difícil construir las coaliciones tanto en la cámara alta como en la cámara baja que son necesarias para formar un gobierno.


“Si bien es positivo para la estabilidad a corto plazo, un voto ‘sí’ aumentaría los riesgos para la estabilidad a largo plazo, allanando el camino para que un partido eurosceptic forme un gobierno en 2018”, destacó la calificadora.

Para Coface, la administración provisional sería asignada para trabajar en el presupuesto de 2017 y en un alineamiento de las leyes electorales en las dos cámaras del parlamento antes de las elecciones generales de 2018.

Las grandes cuestiones económicas se aplazarían más allá de principios de 2018 y está lejos de estar seguro de que la popularidad del Movimiento de las Cinco Estrellas disminuiría dentro de este período.
Así, un voto “no” podría dar lugar a un nuevo período de inestabilidad política y financiera en Italia.