Mercados

Euro, en nuevo mínimo de 3 meses frente al dólar por cifras en Alemania

La caída en el índice de confianza empresarial aleman a su nivel más bajo en lo que va del año, aumenta las expectativas de que el Banco Central Europeo adopte nuevas medidas de política monetaria en su próxima reunión de junio.
23 mayo 2014 8:11 Última actualización 23 mayo 2014 9:15
[Bloomberg] Los pagos a accionistas en el índice Euro Stoxx 50 caerán este año 3.3%.

[Bloomberg] Los pagos a accionistas en el índice Euro Stoxx 50 caerán este año 3.3%.

El euro caía este viernes a un mínimo de tres meses frente al dólar ya que la confianza empresarial en Alemania registró en mayo su nivel más bajo en lo que va del año, alimentando la especulación de que el Banco Central Europeo podría recortar sus tasas de interés en su próxima reunión de junio.

La divisa europea se depreciaba un 0.2 por ciento a 1,3629 dólares, su cuarta caída consecutiva en la semana y un nuevo mínimo mensual desde los 1,3648 dólares registrados el 27 de febrero.

La confianza empresarial alemana cayó en mayo a 110.4 desde los 111.2 en abril, su nivel más bajo en lo que va del año, lo que indica que la mayor economía de Europa está creciendo a un ritmo más lento tras registrar entre enero y marzo su mayor expansión trimestral en tres años.



Asimismo, el euro era presionado por los primeros resultados que arrojan las elecciones por el Parlamento Europeo, iniciadas el jueves y que concluyen hasta el domingo.

De acuerdo con los resultados preliminares dados a conocer el viernes en los comicios locales que se celebran a la vez que las elecciones europeas, el UKIP, que quiere retirar a Gran Bretaña de la Unión Europea y restringir duramente la inmigración, restó votos tanto a los conservadores del primer ministro David Cameron como a los laboristas en la oposición.

Si los resultados se confirman o se amplían en el recuento europeo, para el cual se conocerán las cifras el domingo por la tarde, eso aumentaría la presión sobre el primer ministro Cameron para que tome una línea más dura respecto a la Unión Europea cuando falta un año para las elecciones británicas.