En México cada vez cuesta más pedir prestado a largo plazo
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

En México cada vez cuesta más pedir prestado a largo plazo

COMPARTIR

···

En México cada vez cuesta más pedir prestado a largo plazo

La tasa interés que paga el bono a 30 años en México subió a 8.81%, un nivel no visto desde agosto del 2009.

Esteban Rojas
07/11/2018
Actualización 07/11/2018 - 13:06
Al registrarte estas aceptando el aviso de privacidad y protección de datos. Puedes desuscribirte en cualquier momento.

El gobierno de México tuvo que pagar ‘premios’ más elevados en la subasta primaria de valores gubernamentales para colocar papel de duda a largo plazo, debido a los mayores rendimientos observados en el exterior, a una inflación interna que baja a paso lento y ante la incertidumbre en cuanto a las políticas que seguirá el nuevo gobierno a partir del próximo primero de diciembre.

Dentro de un contexto caracterizado por las tensiones de las elecciones intermedias en Estados Unidos, la tasa de interés del bono a 30 años en la subasta de valores de deuda gubernamental en México, se disparó a 8.81 por ciento con un alza de 63 puntos base, lo cual la llevó a un máximo no visto desde el 27 de agosto del 2009, de acuerdo con datos reportados por el Banco de México.

“Como esperábamos, el mercado continuo cauto en su exposición ante este tipo de instrumentos” señalaron en un documento los analistas de Banorte, cuya área es dirigida por Gabriel Casillas.

La demanda con relación a lo ofrecido se ubicó en 2.27 veces, superior al 2.18 de la emisión previa, a pesar de la incertidumbre prevaleciente.

En tanto que los Udibono a 30 años, un instrumento de cobertura contra la inflación reportó una tasa de 4.17 por ciento con un incrementó de 25 puntos base. Con este comportamiento, alcanzó un nivel no visto desde el 10 de marzo del 2011.

La demanda con relación a la oferta se colocó en 2.53 veces, mayor que la razón anterior de 2.24.

Los participantes en el mercado esperan que el dato de inflación correspondiente al pasado octubre pueda bajar a 4.9 por ciento a tasa anual, desde el 5.02 anterior, con base en una encuesta levantada por Bloomberg. El dato oficial se dará a conocer por el Inegi en la sesión de mañana.

El crecimiento de los precios al consumidor todavía está lejos de colocarse por debajo del rango máximo de tolerancia del Banco de México que es del 4 por ciento.

El Bonde D a 5 años se colocó con una tasa de 0.19 por ciento, con un incremento de 3 puntos base, con demanda de 4.96 veces, por arriba del 2.18 anterior.

La elevada incertidumbre esperada todavía para los próximos meses contribuyó para que en días pasados, la Secretaria de Hacienda anunciara que se disminuirían los montos a colocar de deuda de largo plazo en lo que resta del año, por parte del Gobernó Federal.

Las mayores tasas de interés de largo plazo en México, subirán el costo de invertir en proyectos de largo plazo, lo cual puede ser un lastre para la recuperación económica.

En cuanto a los rendimientos en instrumento de corto plazo, como los Cetes, se observó una baja generalizada con excepción de un año, lo cual muestra la preferencia por este tipo de instrumentos en épocas caracterizadas por una mayor tensión.

Los rendimientos de los cetes a 28, 91 y 182 días retrocedieron en 0.05, 0.05 y 0.03 puntos porcentuales, en la subasta primaria efectuada ayer, para colocarse en 7.71, 8.19 y 8.16 por ciento, en cada caso.

A 364 días el rendimiento del Cete quedó en 8.49 por ciento, con un alza de 0.29 puntos porcentuales.

Sin embargo, el rendimiento de los Cetes puede volver a subir, en caso de que el Banco de México anuncie, antes de que termine el año, un nuevo incremento en su tasa de referencia.