Mercados

'Divorcio' entre las monedas del mundo y los precios del petróleo

De acuerdo con analistas, la correlación entre las monedas y el petróleo se volvió negativa en los últimos meses y ahora los grandes movimientos en materias primas están asociados con grandes variaciones en términos de comercio.
Bloomberg
24 octubre 2017 7:32 Última actualización 24 octubre 2017 10:2
Barriles de petróleo (shutterstock)

Barriles de petróleo (shutterstock)

Las monedas de algunos de los mayores exportadores de crudo del mundo están rompiendo su histórica relación con el precio del petróleo.

El dólar canadiense se ha debilitado, la corona noruega apenas ha variado y el rublo ruso se ha fortalecido sólo un 3 por ciento en los últimos tres meses, a pesar de que el precio del petróleo Brent ha subido 18 por ciento y el crudo West Texas lo ha hecho en 12 por ciento.

En América Latina, donde abundan las materias primas, la correlación a 90 días entre las monedas y el petróleo se volvió negativa el mes pasado por primera vez desde 2014.

Las divisas de los exportadores de materias primas están tradicionalmente más relacionadas con el petróleo cuando éste cae, porque una baja en los precios usualmente indica una menor demanda, lo que es desproporcionalmente perjudicial para las economías dependientes de recursos energéticos.


El vínculo subió durante la fuerte caída del precio del petróleo entre 2015 y 2016, pero ahora los operadores de divisas se han adaptado a una “nueva normalidad” con un barril de petróleo por debajo de los 60 dólares; y la política monetaria y factores idiosincráticos han tomado mayor relevancia en los movimientos de los tipos de cambio.

“Los grandes movimientos en materias primas están asociados con grandes variaciones en términos de comercio, que luego tendrían un impacto cambiario”, dijo Colin Harte, un administrador de fondos basado en Londres para BNP Paribas Investment Partners.

“A pesar de que la gente se entusiasma pensando que las materias primas son el factor dominante para las monedas, lo cierto es que eso sucede solo algunas veces, cuando hay grandes movimientos”.

América Latina

Latinoamérica es donde el quiebre entre monedas y el precio del petróleo ha sido más extremo, tanto que ahora se están moviendo en direcciones opuestas. En lugar del crudo, los temas geopolíticos y la política monetaria estadounidense son los que han dominado este año, según You-Na Park, estratega de monedas en Commerzbank, basado en Fráncfort.

Las negociaciones para el Tratado de Libre Comercio de América del Norte ha golpeado al peso mexicano y las acusaciones de corrupción han reducido el apetito por el real brasileño. Venezuela está al borde del incumplimiento de pagos, y las altas tasas de interés en algunos países de la región han mantenido a sus monedas amortiguadas por la entrada de capitales.

Rublo ruso


La entrada de capitales de inversores atraídos por uno de los rendimientos reales más altos entre los países emergentes ha superado al petróleo como el factor más importante para el rublo este año.

Es poco probable que un esperado recorte de 25 puntos base en la tasa de interés esta semana a 8.25 por ciento afecte su atractivo para las operaciones de “carry trade”, según Anders Svendsen, analista en Nordea Bank en Copenhague, quien piensa que se requerirán de recortes de tasa significativos para elevar la correlación de la moneda.

“El petróleo es todavía un factor importante para el rublo dado que Rusia es uno de los mayores exportadores”, afirmó Piotr Matys, estratega de Rabobank, basado en Londres.

“Sin embargo, habrá períodos cuando su influencia en el rublo varíe. El rublo responde menos a las alzas del petróleo, pero si los precios caen mucho, habrá un fuerte impacto”.

Dólar canadiense

El vínculo del dólar canadiense con el petróleo ha caído rápidamente desde fines de junio, impulsado por la decisión del Banco Central de elevar las tasas de interés por primera vez desde 2010. La correlación a 90 días de la moneda con el petróleo WTI está en su menor nivel en casi tres años.

La ruptura es un reflejo de la creciente importancia de las decisiones del Banco Central y la volatilidad del dólar canadiense y no de una menor importancia del sector petrolero en la economía, según Shaun Osborne, estratega de divisas en Bank of Novia Scotia en Toronto. El vínculo se reinstalará, si el petróleo rompe el rango de los 40-60 dólares por barril en el que se ha negociado este año, afirma.

Sign up for free