Mercados

El peso se consolida como la moneda más fuerte de la región

Las leyes energéticas le dieron a nuestra moneda el impulso y lo llevaron a un balance positivo en el acumulado de 2014; gana 0.21% ante el dólar.
Esteban Rojas
17 agosto 2014 20:7 Última actualización 18 agosto 2014 5:0
[Bloomberg] El billete verde se vende hasta en 12.77 pesos y se compra en un precio mínimo de 11.59 pesos. 

[Bloomberg] El billete verde se vende hasta en 12.77 pesos y se compra en un precio mínimo de 11.59 pesos.

Las leyes energéticas le dieron impulso y lo llevaron a un balance positivo en el acumulado de 2014; gana 0.21% ante el dólar

Las reformas estructurales permitieron que el peso recuperara fuerza en los mercados emergentes globales para convertirse en la divisa más sólida de la región.

El optimismo generado por las nuevas inversiones que se derivarán de la reforma energética, fue el catalizador que impulsó al peso 1.73 por ciento frente al dólar en tan sólo seis días hábiles, comprendidos entre el 8 y el 15 de agosto.

Así, la confianza en el desempeño de la economía mexicana posibilitó que el peso se colocara como la moneda con mejor comportamiento en América Latina, la más sólida.

La divisa azteca superó a la de Brasil, que avanzó 1.50 por ciento en el periodo de referencia; a la de Colombia con un avance de 0.5 por ciento, y la de Perú con 0.4 por ciento.

Por su parte, la moneda chilena se mantuvo prácticamente estable en dicho periodo, y la de Argentina mostró un retroceso de 0.2 por ciento.

Con el avance del peso en los últimos días, su saldo en el año es nuevamente positivo al acumular una ganancia de 0.21 por ciento.

En las semanas anteriores la volatilidad ha sido una de las características fundamentales en los mercados, destacando el hecho del papel defensivo del peso, como resultado de la mejoría en sus fundamentales a raíz de las reformas estructurales.

La montaña rusa en la que está el peso, lo llevó a registrar un máximo en 13.30 y un mínimo en 12.92 unidades, niveles que ahora se consideran clave para definir su comportamiento.

En los próximos días, es probable que se observe una nueva calibración entre el tipo de cambio y las tasas de interés.

Los temores derivados de los factores de carácter geopolítico han dado un inesperado giro que puede llevar a menores tasas de interés.

Sin embargo, de regresar la calma es probable que crezca el riesgo de un rebote en el rendimiento de instrumentos del mercado de deuda.

Otro factor destacado es el comportamiento del peso en la semana que recién concluyó, lo que confirma la fuerza que ha tomado nuestra divisa.

De acuerdo con la cifra de cierre oficial, el dólar interbancario cotizó el viernes en 13.0620 unidades a la venta, lo que implicó una ganancia para el peso de 2.34 centavos, equivalente a 0.23 por ciento.

En operaciones intradía, el tipo de cambio registró una cotización mínima en 13.0324 y máxima en 13.0834 pesos, en el mercado de mayoreo.

La confianza generada por la reforma energética fue el catalizador principal que impulso al peso a ganar en la semana 1.23 por ciento, el mayor avance para un periodo similar desde la terminada el 6 de diciembre de 2013. El desempeño de nuestra moneda no se ha visto mermado con el descenso de las tasas de interés en el mercado de dinero, al menos por el momento

LOS RIESGO PARA EL PESO

La recuperación de la economía de Estados Unidos no está exenta de altibajos, ese es el que consideran los expertos como el mayor riesgo para la moneda mexicana.

La política monetaria en nuestro vecino del norte será el punto clave en el que se reflejará el pulso económico.

En otras palabras, los factores exógenos son los que más pueden pesar en una hipotética etapa de riesgo para la moneda nacional.

En lo interno la preocupación radica en que las reformas estructurales resten impulso a la economía en caso de que tarden en concretarse y reflejarse en mayor crecimiento.

Mientras tanto, el peso está sólido en el mundo emergente.