Mercados

El peso, entre las monedas de peor desempeño en Latam durante abril

El tipo de cambio cerró en 13.085 pesos por dólar, un retroceso de 0.16 por ciento durante el mes, con lo que sólo el peso chileno tuvo un peor desempeño.
Esteban Rojas
30 abril 2014 13:58 Última actualización 30 abril 2014 14:25
Etiquetas
[El peso acumula dos semanas consecutivas de pérdidas frente al dólar. / Bloomberg / Archivo] 

[El peso acumula dos semanas consecutivas de pérdidas frente al dólar. / Bloomberg / Archivo]

CIUDAD DE MÉXICO.- En la última jornada de abril, el peso recuperó terreno frente al dólar, pero no fue suficiente para evitar que tuviera un balance negativo en el mes.

En el mercado de mayoreo, el dólar cerró el miércoles en 13.085 unidades a la venta, de acuerdo con cifras publicadas por el Banco de México. En el día, el peso avanzó marginalmente 1.5 centavos, equivalente a 0.11 por ciento.

En abril, la moneda nacional presentó un retroceso de 0.16 por ciento, lo que la colocó como una de las de peor desempeño en Latinoamérica (Latam), solamente después de la de Chile.



En contraste, las monedas que destacaron por su comportamiento positivo estuvieron encabezadas por las de Colombia y Brasil.

En el cuarto mes del año, el tipo de cambio alcanzó una cotización máxima en 13.154 y una mínima en 12.946 unidades a la venta, en el mercado de mayoreo. De esta manera, la primera cifra se convierte en su resistencia y la segunda en su soporte.

En la jornada, existió preocupación por la publicación de cifras económicas mixtas publicadas en los Estados Unidos.

Particularmente, llamó la atención el decepcionante crecimiento 0.1 por ciento de la economía de EU en el primer trimestre del año. Sin embargo, el peso se recuperó, dado las señales de que se está saliendo gradualmente de dicho bache.

La Reserva Federal volverá a disminuir por cuarta ocasión consecutiva su ritmo de compras de bonos, en tanto que mantuvo sin cambio la tasa de fondos federales dentro de un rango de 0.0 a 0.25 por ciento.

La decisión de la Fed confirma la confianza en la recuperación económica de los Estados Unidos, lo que deberá contribuir también a mejorar los fundamentales del peso.