Mercados


El oro, dentro del rango en 1,300 dólares; el cobre, en tendencia bajista

El oro continúa firme en el rango, mientras que las convicciones de los inversionistas se mantienen bajas a pesar de las recientes noticias de soporte en reiteradas ocasiones.
Antonio Sandoval
19 mayo 2014 17:36 Última actualización 19 mayo 2014 17:37
[Bloomberg] El oro anotó su mayor descenso diario en 3 semanas al perder el 1%.  

[Bloomberg] El oro anotó su mayor descenso diario en 3 semanas al perder el 1%.

El oro continúa firme en el rango, mientras que las convicciones de los inversionistas se mantienen bajas a pesar de las recientes noticias de soporte en reiteradas ocasiones, como el menor PIB del primer trimestre de la Unión Europea y las posibles tasas de interés más bajas el próximo mes. En el deteriorado panorama de crecimiento que está viviendo Europa, los bonos alemanes, una vez más, se vieron favorecidos frente a los equivalentes de Italia y España.

En China, las preocupaciones sobre el sector inmobiliario y el mayor número de préstamos incobrables de los bancos no han logrado desencadenar la recuperación de la demanda física, mientras que la victoria del BJD en las elecciones de India podría ayudar a estabilizar la economía y también podría llevar a la eliminación de las restricciones de importación del oro. En términos generales, los traders de oro están recibiendo noticias contradictorias y, en consecuencia, ahora estamos viendo muchas actividades secundarias. Esto reduce bastante la facturación diaria, dado que a esta altura ya no existen las ganas de perseguir el precio.

Técnicamente, el precio está atrapado entre dos líneas de tendencia en 1,390 y 1,281 dólares, respectivamente, pero para ver un cambio en el sentimiento hacia cualquiera de los lados, debe haber una ruptura ya sea por encima o por debajo de los 1,315 ó 1,268 dólares.

Los mercados de petróleo continúan indecisos entre, por un lado, el foco en el récord de inventarios de Estados Unidos, el (lento) retorno de las exportaciones por parte de Libia y, por el otro lado, el soporte por parte de la continua crisis en Ucrania. Ambas preocupaciones surgieron junto con un pronóstico de la Agencia Internacional de Energía (AIE) sobre el repunte de la demanda en el segundo semestre del 2014.

El repunte esperado está en línea con el otro gran pronóstico del mercado del petróleo de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEC, por sus siglas en inglés) y la Administración de Información

Energética, que prevé un aumento en la demanda después del período de mantenimiento de la refinería. Además de la demanda, surge la necesidad de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) de renovar las acciones mientras que la sólida demanda de China será conducida por la necesidad de aumentar las reservas estratégicas.

Lo que también atrajo mucha atención fue un comentario del Secretario de Energía de Estados Unidos, Ernest Moniz, que señalaba que la eliminación de la prohibición de exportaciones de crudo que existe desde hace 41 años está "en construcción". Si se realizara, podría llevar a una importante reestructuración del mercado mundial de petróleo y los precios, ya que se consideraría oportunista para el crudo WTI respecto al Brent. Se está considerando esta opción por el increíble aumento en los inventarios de crudo en Estados Unidos, a medida que la revolución de petróleo de esquistos bituminosos toma ritmo.

Los tanques de almacenamiento en el Golfo de México se están llenando rápidamente dado que la aumentada capacidad del oleoducto de Cushing, el punto de entrega de los futuros de crudo WTI en Nueva York, llevó a un importante cambio en los inventarios de petróleo. Las refinerías en el Golfo de México no están en el camino correcto para ingeniárselas con la suave y dulce variedad que Estados Unidos produce, y aún dependen de la importación de calidades más pesadas. Cada vez más, esto deja millones de barriles de crudo de producción nacional sin dónde ir, y por esta razón se considera retomar las exportaciones.

Las dos variedades de crudo se mantienen dentro del rango y parece que esta situación continuará. Mientras que mayo demostró un retorno negativo del crudo Brent y el crudo WTI en los últimos cuatro años, los meses de junio y julio son, históricamente, los meses más fuertes en cuanto a los precios del petróleo, ya que las refinerías se mantienen y aumenta la producción de combustible. Estos pronósticos, junto con el continuo riesgo geopolítico, deberían mantener los precios. Sin embargo, mientras la oferta siga siendo amplia, el potencial al alza se mantiene limitado.