Mercados

El discurso de Yellen que ‘definirá’ el 2015

Este jueves, la presidenta de la Reserva Federal, Janet Yellen, dará un discurso en el que podría aclarar cuándo ocurrirá el alza de tasas en Estados Unidos y con ello quizá calmar -o agitar más- a los mercados.
Bloomberg
24 septiembre 2015 0:36 Última actualización 24 septiembre 2015 5:0
Janet Yellen, presidenta de la Fed. (Reuters)

Janet Yellen, presidenta de la Fed. (Reuters)

Janet Yellen tiene una oportunidad esta semana para hacer una de dos cosas: subrayar que la Reserva Federal se mantiene en el camino de elevar las tasas de interés en 2015 o validar la opinión de muchos inversionistas que consideran que el alza se retrasará hasta el próximo año.

La titular de la Fed dará este jueves un discurso en Massachusetts sobre "Dinámica Inflacionaria y Política Monetaria". No va a aceptar preguntas, así que depende de Yellen si quiere guiar a los mercados al aclarar si está o no entre los 13 de 17 funcionarios que ven apropiado un aumento de tasas este mismo año.

Esas proyecciones fueron dadas a conocer en la pasada reunión de la Fed realizada el 16 y 17 de septiembre, cuando los funcionarios mantuvieron las tasas cerca de cero en medio de sacudidas en los mercados y la ausencia de certeza sobre qué significa para Estados Unidos un crecimiento global más lento.

En la conferencia de prensa posterior a la reunión, Yellen dijo que un alza de tasas esta semana era un buen resumen de las valoraciones del comité, siempre que la economía crezca como se espera, pero declinó detallar su postura personal.

Si este jueves diera mayor claridad sobre su visión particular respecto a la economía y el ritmo adecuado para el despegue de las tasas, sería un poderoso mensaje para los mercados. 

PRÓXIMAS REUNIONES
La Fed tiene dos reuniones más este año: 
- Octubre 27 y 28
- Diciembre 15 y 16


SIN SORPRESAS
Lou Crandall, economista en jefe en la firma de análisis Wrightson ICAP, de Nueva Jersey, dijo que Yellen tiene que empezar ya a ocuparse del tema. 

"Ellos no quieren sorprender al mercado, lo que significa que deben definir el curso de acción antes de estar seguros de que lo van a seguir", señaló. "Tienen un lío de comunicaciones en sus manos".

La Fed tiene dos reuniones más este año. Los inversionistas sólo ven un 20 por ciento de posibilidades de que la subida de las tasas ocurra en octubre, mientras que un aumento en diciembre está casi en un 50-50, de acuerdo con el comercio de futuros de fondos federales.

Eso está debajo del casi 65 por ciento de posibilidades que los "traders" daban a un eventual aumento el 16 de septiembre, pese a comentarios subsecuentes de los presidentes de la Fed en San Francisco, John Williams, y el de Atlanta, Dennis Lockhart, quienes esperan el movimiento para este mismo año.   

El reto de comunicación de Yellen y sus colegas radica en cómo describir dos fuerzas que compiten mientras sopesan el alza: una presión a la baja sobre la inflación proveniente de la caída de precios de bienes importados y commodities debido a un dólar más fuerte y a la desaceleración del crecimiento en China contra una boyante demanda de los consumidores de Estados Unidos que -ellos piensan- debería impulsar los precios internos mientras cae el desempleo y el mercado laboral se tensa aún más.

La tasa de desempleo ya es baja, en un 5.1 por ciento, y la previsión promedio que los oficiales de la Fed dieron la semana pasada la coloca en 5 por ciento para el último trimestre del año. Por el otro lado, la inflación ha estado por debajo de la meta del 2 por ciento desde abril de 2012 y fue sólo de 0.3 por ciento en los 12 meses anteriores a julio pasado. 

El panorama se nubla más por la creciente inestabilidad en los mercados financieros, la cual podría servir como un aviso de que los prospectos de crecimiento de Estados Unidos podrían no estar tan aislados de una desaceleración global, como esperan los pronosticadores de la Fed.

'NO ES PARA TANTO'
"Los modelos económicos y financieros les dicen que una devaluación del 3 por ciento de la divisa china realmente no debería ser un gran problema para el crecimiento en Estados Unidos", dijo Jim Caron, admiistrador de dinero en Morgan Stanley. "Pero eso no lo puedes saber mirando a los mercados. Los mercados, de hecho, te están diciendo que están algo preocupados por esto".

El problema de la Fed es que le podría tomar meses obtener claridad sobre lo que el ajuste económico en China significa para el crecimiento y la inflación en Estados Unidos, y la amenaza de un aumento de tasas antes de fin de año pendiendo sobre los mercados sólo añadirá incertidumbre, de acuerdo con Bryan Carter, administrador de deuda en mercados emergentes de la firma Acadian Asset Management, en Boston.


"Las tasas a corto plazo se elevan al mismo tiempo que la Fed se acerca a una subida, y eso provoca que el dólar se fortalezca y que los fondos globales se estresen", dijo Carter, execonomista del Departamento del Tesoro. 

Ellos están creando las condiciones que están causando que el ambiente externo se debilite, y luego dicen que no pueden elevar las tasas debido a esas condiciones que ellos mismos han creado