Mercados
 

El campo de la innovación

Eduardo Sein, CFO Latin America North en Monsanto, señala que el sector agrícola en México es un mercado complejo y debe entenderse de una manera integral.
El Financiero
27 octubre 2015 22:2 Última actualización 28 octubre 2015 5:0
Monsanto, agricultura, campo, semillas. (Bloomberg)

Cuando se habla de desarrollo agrícola, no hay dos países o dos regiones en el mundo donde se hagan las cosas iguales. (Bloomberg)

El sector agrícola en México es un mercado complejo y debe entenderse de una manera integral, desde el dinamismo de cada uno de los agricultores, pasando por todas las etapas y procesos de comercialización, hasta los clientes finales que cada día tienen más interés en saber qué es lo que están consumiendo.

Eduardo Sein, CFO Latin America North en Monsanto, señala que hay tres factores a considerar en el mercado agricultor:

- Es totalmente dependiente del clima.
- El cambio geopolítico donde cada vez más población en las áreas urbanas y menos en las áreas rurales.
- La tecnificación, investigación y desarrollo que permitan lograr una mayor producción.

Estos factores son los que han propiciado una visión más amplia en la actividad de Monsanto. En primera instancia, se pudiera pensar que una compañía dedicada a proveer productos agrícolas está acotada a la investigación y desarrollo de semillas cada vez más resistentes al clima y a las plagas. Sin embargo, hay otras áreas en las que está haciendo interesantes desarrollos de innovación.

“En lo que respecta al factor climático, en 2014 adquirimos la firma Climate Corporation con la finalidad de acceder a datos que nos permitan tener una mejor predicción del clima. Adicionalmente desarrollamos una aplicación con la cual informamos a los agricultores que han comprado nuestros productos sobre cuál es el mejor momento para sembrar los granos de maíz, por ejemplo. También les damos otro tipo de recomendaciones como la profundidad a la que deben sembrar y el espacio entre surcos para maximizar el rendimiento del producto”, comenta Eduardo Sein.

Cuando se habla de desarrollo agrícola, no hay dos países o dos regiones en el mundo donde se hagan las cosas iguales, por lo que es necesario desarrollar soluciones muy locales, incluso a escala nacional: la forma de sembrar una semilla de maíz en Sinaloa es completamente diferente como se hace en el sur de México, en Centroamérica o en la región andina. “Esto nos obliga a desarrollar soluciones muy tropicalizadas. Pero también brindamos asesoría a los agricultores para que puedan acceder al conocimiento de las mejores técnicas de agricultura. También buscamos alianzas con las autoridades federales, estatales y locales para proporcionar soluciones más completas, que incluyan tecnificación y financiamiento para la adquisición de maquinaria.

Monsanto también está impulsando el mercado de físicos en México, lo que traería mucha más igualdad entre los productores, agricultores y distribuidores para garantizar, al menos, una base de precios consistente y abierta al mercado, equilibrando los precios en todo el país. El beneficio lo vamos a ver en el sector que más lo necesita y yo creo que eso va a ser un gran paso hacia delante para la cultura y la sociedad en México.