Mercados

Duro revés a empresas que evaden impuestos en Estados Unidos

El Departamento del Tesoro de Estados Unidos asestó un duro revés a las empresas que evaden impuestos fiscales en Estados Unidos mediante la fusión con competidores pequeños en el extranjero.
Efraín H. Mariano
23 septiembre 2014 21:36 Última actualización 24 septiembre 2014 5:10
jack lew

sdgdfgdf

CIUDAD DE MÉXICO.- El gobierno del presidente Barack Obama inició un movimiento regulador contra las empresas que esquivan los altos impuestos estadounidenses, al trasladar su domicilio a países con una política fiscal más generosa.

El Departamento del Tesoro ha tomado medidas en cinco secciones del código fiscal para complicar esas prácticas y hacerlas menos rentables.Tres de las medidas están destinadas a evitar que estas compañías puedan utilizar técnicas para repatriar el dinero que tienen en el exterior sin pagar impuesto en Estados Unidos.

Estas medidas se aplicarán a las operaciones que se cerraron a partir del lunes 22 de septiembre, por lo que las inversiones de algunas empresas que aún no han sido completadas, podrían quedar afectadas.
Tal es el caso de Burgen King Worldwire, Medtronic y AbbVie, que están cerca de completar una fusión con sus competidores más pequeños en el extranjero, donde buscan principalmente cambiar su dirección fiscal, pero mantener sus operaciones centrales en Estados Unidos.

Como resultado, las acciones de esas firmas cerraron el martes con pizarras negativas en el mercado de Nueva York.

Los valores de Burgen King descendieron 2.67 por ciento, a 30.23 dólares; la cadena de restaurantes de comida rápida está cerca de completar una inversión en el proveedor donas y café, Tim Hortons, y mover su domicilio fiscal a Canadá.

Los títulos de Medtronic descendieron 2.88 por ciento, a 64.14 dólares; la firma de tecnología médica está trabajando para cerrar un acuerdo de fusión en Irlanda con su rival Covidien Plc.

Las acciones de AbbVie retrocedieron 2.0 por ciento, a 57.56 dólares; la farmacéutica estadounidense tiene completa la compra de su rival británica, Shire, como parte de su estrategia para trasladarse al Reino Unido y reducir el pago de impuestos.