Mercados

Dólar mantiene trayectoria alcista
y hunde al yen a
mínimo de 8 años

El ministro de Economía japonés, Akira Amari, dijo que aunque los recientes movimientos reflejaban el avance del dólar y no la caída del yen, las excesivas fluctuaciones cambiarias no eran alentadoras, haciendo eco de las señales previas del Ministerio de Finanzas y el Banco de Japón.
Redacción
27 mayo 2015 9:20 Última actualización 27 mayo 2015 9:25
  [Bloomberg] El euro se debilita un 0.25 ante el yen, en tanto que el dólar se aprecia un 0.1%. 

[El peso acumula una caída de 0.7 por ciento ante el dólar en cuatro sesiones. / Arturo Monroy / Archivo]

El yen se depreciaba este miércoles hasta tocar su menor nivel en ocho años frente al dólar, presionado por la constante demanda de la divisa estadounidense que ayudó a impulsar órdenes automáticas de venta de yenes en cerca de 123.68 y 134.60 unidades por dólar y euro, respectivamente.

La divisa nipona continúa depreciándose pese a los intentos de las autoridades por detener el retroceso de su moneda, al tiempo que el dólar mantenía su trayectoria al alza y operaba con leves ganancias frente a otras divisas importantes.

El euro también cedía ganancias iniciales y caía a otro mínimo de un mes de 1.0871 dólares, en medio de la escalada de una semana del dólar que reactivó la expectativa de que la divisa estadounidense alcance pronto la paridad con la llamada "moneda única" del bloque europeo.

El repunte inicial del euro, no obstante, parecía realmente un reajuste de posiciones, luego de que el dólar subió más de 5 centavos frente a la divisa europea en poco más de una semana.

El índice dólar, en tanto, avanzaba 0.16 por ciento, a 97.550 unidades.

El ministro de Economía japonés, Akira Amari, dijo que aunque los recientes movimientos reflejaban el avance del dólar y no la caída del yen, las excesivas fluctuaciones cambiarias no eran alentadoras, haciendo eco de las señales previas del Ministerio de Finanzas y el Banco de Japón.

En los últimos días hubo algunas señales de mejoría en los datos sobre la economía de Estados Unidos, junto con comentarios de los banqueros centrales de Estados Unidos que apuntalaron las expectativas de que la Reserva Federal considere un alza en las tasas de interés en la segunda mitad de este año.

Sin embargo, un débil primer trimestre y otros indicadores económicos que sugieren que muchas grandes economías enfrentan dificultades figuran como factores que podrían jugar en contra del dólar.