Mercados

Venezuela, foco de tensión que crece en América Latina

Los problemas económicos en Venezuela y el camino emprendido para renegociar su deuda en bonos soberanos ha tenido todavía efectos limitados y diferenciados en la región Latinoamericana.
Esteban Rojas
México-Venezuela

México-Venezuela. (Shutterstock)

El anuncio de Venezuela de querer renegociar sus bonos soberanos se convierte en un foco de inestabilidad y tensión en la región latinoamericana que puede provocar crecientes sacudidas en los precios de los activos financieros, aunque dependiendo de los fundamentales de cada nación su efecto pueden ser diferenciado.

La primera reacción se dio en un desplome en el precio del bono local a 10 años de 27.64 por ciento en su precio, al cerrar el pasado viernes en 30.755 unidades, de acuerdo con cifras publicadas por Bloomberg.

Los precios de los bonos similares en los principales países de la región latinoamericana mostraron, en lo general, una postura defensiva, pero la situación puede cambiar en caso de que las negociaciones entre Venezuela y sus acreedores no tengan éxito y lleven a un incumplimiento.

La agencia Fitch Ratings bajó el pasado viernes la calificación soberana de Venezuela a “C” desde “CC”, es decir a basura. Además, señaló que un incumplimiento de deuda es “altamente probable”, luego de que el gobierno de Nicolás Maduro anunciara que  intentará renegociar sus obligaciones por bonos, el pasado jueves.

“Unido a pagos que no se hicieron previamente de bonos soberanos que están en período de 30 días de gracia, se cree que esto hace que un evento de incumplimiento de deuda sea altamente probable”, agrega el comunicado de Fich Ratings.

Stuart Culverhouse, jefe de análisis de renta fija y especialista en mercados emergentes en Exotix Capital, sostiene que en el caso de Venezuela, “la sorpresa no es tanto por qué esto está ocurriendo ahora, sino más bien por qué tomó tanto tiempo. Mi sospecha es que finalmente se han quedado sin dinero y opciones”.

De acuerdo con el especialista de Exotix Capital, el caso de Venezuela puede “ser la mayor reestructuración de bonos de mercados emergentes o en default desde Argentina (si se excluye a Grecia en la definición de EM). Venezuela tiene cerca de 60 mil millones de dólares en bonos soberanos en circulación, pero si el gobierno está tratando de reestructurar todas las deudas con el exterior, esto sería más de 120 mil millones de dólares. Esto es más que en el caso de Argentina “.

Venezuela tiene problemas de liquidez y buscará mejorar las condiciones del servicio de su deuda en bonos. El pretexto de estas acciones son las sanciones financieras impuestas por el gobierno de Estados Unidos.

Las reacciones

Los precios de los bonos de Venezuela fueron lo que más resintieron el anuncio de la intención de renegociar la deuda.

El bono referencial a 10 años de Venezuela en moneda local cayó 27.64 por ciento el pasado viernes, al cerrar en 30.755 unidades.

En tanto que los precios de los bonos de las economías latinoamericanas más grandes mostraron, por ahora, una postura defensiva.

Los precios en moneda local de los bonos a 10 años de Brasil y México experimentaron variaciones de -0.75 y 0.06 puntos porcentuales.

En el plano de las monedas, se observó una mayor inestabilidad, aunque los factores no se pueden atribuir totalmente al efecto negativo proveniente de Venezuela.

El real brasileño, el peso mexicano y el peso chileno retrocedieron 1.43, 1.15 y 0.74 por ciento, en cada caso, de acuerdo con información de Bloomberg.

En tanto que el bolívar venezolano subió 9.34 por ciento, en un mercado oficial muy controlado.

Sin embargo, todavía es demasiado pronto para evaluar el efecto negativo que pueda traer la renegociación de la deuda Venezolana, dado que estas se encuentran en un proceso inicial.