Mercados

Superdólar, como siempre, regresa después de 15 años

Analistas señalan que los mercados emergentes serán los más afectados si el dólar continúa su escalada que se ha agudizado desde las elecciones en Estados Unidos.
Abraham González
dólar

(Bloomberg)

El ciclo está de vuelta. La expectativa de mayores tasas de interés en Estados Unidos disparó la demanda por el dólar en el mercado internacional llevándolo hasta un máximo de 14 años, y se prevé que suba más.

Dicho comportamiento confirma un ciclo recurrente, de quince años en promedio, que ha tenido la divisa al menos desde la década de los sesenta, el cual está asociado, en todos los casos, a los ciclos restrictivos de política monetaria de la Reserva Federal.

En los tres episodios de apreciación del dólar de los cuales se tiene registro, el ascenso ha sido pronunciado, igual que la caída. La interrogante en el mercado cambiario, por ahora, es cuándo llegará a su punto más alto.


En la evolución del índice dólar o DXY, que mide al billete verde frente a las seis divisas referenciales más importantes del mundo, como el euro, el yen y la libra, el primer máximo registrado fue en 1969, el segundo en 1984 y el tercero en 2001. Ahora, quince años después, el dólar sigue en aumento y ya comienza a prender algunas alarmas.

TÓXICO PARA EMERGENTES
Si el dólar se sigue fortaleciendo es probable que se vea un aumento en la tensión del mercado cambiario de países emergentes, advierten especialistas, además de que debilitaría los mercados accionarios y ampliaría los spreads de crédito.

“La incertidumbre alrededor de las políticas de Donald Trump será el principal factor que guiará el sentimiento sobre los mercados emergentes”, escribieron en una nota de análisis Anezka Christovova, Diego Pereira y Jonathan Cavenagh, estrategas de mercados emergentes en JPMorgan. “Nosotros planteamos diferentes escenarios para las divisas, que dependerán de si las políticas fiscales y comerciales de Estados Unidos son agresivas o más suaves”.

Los estrategas añadieron que, en el caso particular del peso mexicano, su desempeño dependerá en mayor medida de las políticas comerciales, dado el volumen en el intercambio de mercancías entre ambos países.

De las elecciones presidenciales en Estados Unidos a la fecha, 22 de 24 monedas emergentes monitoreadas por Bloomberg, han perdido frente al dólar. El peso mexicano, ha sido la más depreciada, al marcar una caída de 10.43 por ciento en ese periodo.

“Estamos un poco nerviosos sobre los mercados emergentes, por la combinación de alza de tasas con un dólar más fuerte”, dijo a Bloomberg Mathan Griffiths, analista de NN Investment Partners.

CHINA, CON FLUJOS DE SALIDA
Apenas la semana pasada, el yuan chino se hundió a un mínimo de ocho años frente al dólar estadounidense, lo que ha incrementado los flujos de salida de capital de ese país, de acuerdo con la alerta emitida por el Instituto Internacional de Finanzas.

Además, el uso de la moneda en esa economía también ha disminuido. Como una señal del desplome que ha tenido la confianza en esa moneda, algunos negocios en Hong Kong utilizan a la par el yuan y el dólar local, según reportó Bloomberg. “La reciente depreciación del yuan incluso ha disminuido el interés de los comerciantes de aceptar el yuan para sus ventas”, dijo Kevin Lai, economista en jefe ppara Asia en Daiwa Capital Markets, con base en Hong Kong. “El hecho de que ellos demanden una prima más grande en el tipo de cambio para aceptar pagos con el yuan habla del que el panorama es muy negativo para la moneda china”.