Mercados

Regresa el dólar spot a niveles de 15 pesos; factores foráneos lo tiran

1.47 por ciento es el retroceso acumulado del peso en dos sesiones, lo que contribuyó para que rompiera nuevamente la cotización de 15 unidades por dólar en el mercado interbancario.
Esteban Rojas
Esteban Rojan
27 marzo 2015 5:5
peso-dólar

(Bloomberg)

CIUDAD DE MÉXICO.- La fortaleza del dólar en el plano internacional influyó en el debilitamiento del peso.

Este factor provocó que los participantes del mercado ignoraran el fuerte repunte en los precios del petróleo.


De acuerdo con cifras publicadas por el Banco de México, el dólar cerró ayer jueves en 15.1417 unidades a la venta, lo que implicó para el peso una caída de 16.55 centavos, semejante a 1.10 por ciento.

En dos sesiones, la moneda nacional acumuló un retroceso de 1.47 por ciento.

Cabe destacar que el tipo de cambio solamente duró tres jornadas por debajo de la barrera psicológica de 15 unidades en el mercado de mayoreo.

En operaciones de ventanilla o de menudeo, el dólar se vendió alrededor de 15.40 pesos.

En el plano internacional, el dólar se vio fortalecido por una mayor demanda de activos de refugio ante tensiones de carácter geopolítico y por un dato mayor a lo esperado en el mercado laboral de Estados Unidos.

El billete verde subió 0.35 por ciento frente a una canasta de seis divisas, a lo que tampoco pudo escapar el peso.

La fortaleza del dólar y renovadas expectativas de alza en la tasa de la Reserva Federal, hicieron que el peso ignorara el fuerte repunte observado en los precios del petróleo, de más del 4.0 por ciento.

En lo interno, destaca la noticia de que el Banco de México dejó sin cambio su tasa de referencia en 3.0 por ciento.

Con todo y que la medida era ampliamente esperada, la expectativa del contenido generó cierta presión de alza sobre el tipo de cambio.

Algunos puntos preocupantes se relacionan con el comentario relacionado con cierta pérdida de fuerza en la recuperación de la economía norteamericana al inicio del año, lo que también contribuyó a la desaceleración de las exportaciones mexicanas.

El hecho de que el balance de riesgos sea desfavorable al crecimiento económico, se interpreta como que Banxico será paciente.