Mercados

Registra el peso la mejor semana en este año

Con una ganancia de 0.96%, la moneda nacional también se consolidó como una de las más fuertes de Latinoamérica
Esteban Rojas
Esteban Rojas
31 marzo 2014 5:0
[La inquietud sobre la liquidez global en los mercados financieros ha afectado al peso. / Bloomberg / Archivo] 

[La inquietud sobre la liquidez global en los mercados financieros ha afectado al peso. / Bloomberg / Archivo]

CIUDAD DE MÉXICO.- La moneda mexicana terminó la semana anterior con una ganancia de 0.96 por ciento, equivalente a 12 centavos; fue el periodo de mejor desempeño semanal para el peso en lo que va del año.

La divisa nacional está en una fase de fortalecimiento, que inició tímidamente a principios del mes y que no estuvo exenta de sobresaltos; finalmente en el cierre del periodo parece que la balanza se inclina a su favor.

Si bien la paridad todavía no alcanza a registrar el nivel más bajo del año, mismo que se ubica por debajo de 13 pesos por dólar, al cierre de la semana anterior sí se colocó entre las monedas más fuertes de Latinoamérica junto con la divisa de Brasil y Colombia.


De hecho, el peso acumuló el viernes 7 sesiones de ganancias en el mercado interbancario, lo que también es su mejor racha del año en curso.

Para operadores y analistas en los mercados cambiarios, es un hecho que la moneda mexicana prácticamente se ha desligado del tapering, en el sentido de que ya absorbió el hecho de que se desmantelará paulatinamente hasta finales de año y eso significa menor liquidez para todos los mercados emergentes.

Cuando solo falta una sesión para que termine el primer trimestre del año, el peso demuestra estabilidad, con todo y los eventos que pusieron a prueba su fortaleza durante dicho periodo.

Por todo lo anterior, es importante resaltar lo que no ha destacado en este primer trmestre del año.

Es decir, la estabilidad del peso. Normalmente los periodos de volatilidad cambiaria son materia prima en materia noticiosa, pero en este period trimestral el tipo de cambio rara vez dio de que hablar; fue un periodo de casi total estabilidad y eso es para destacarse.

De acuerdo con los tipos de cambios de cierre del Banco de México, el nivel máximo del dólar en el mercado interbancario fue de 13.44 pesos, mientras que el más bajo se colocó en 12.9870 unidades; fueron alrededor de 50 centavos de variación, un spread moderado con respecto a otros periodos.

ESTABILIDAD CAMBIARIA

El peso mexicano absorbió varios choques externos durante el primer trimestre del año; el que más puso a prueba su fortaleza después del tapering fue la devaluación de la divisa argentina, lo que impactó de hecho a toda Latinoamérica en un inicio, aunque posteriormente los mercados empezaron a diferenciarse.

Si una divisa debía permanecer fuerte en el mundo emergente esa es precisamente el peso mexicano, por varias razones, aunque podemos mencionar dos con la relevancia suficiente para sustentar la estabilidad cambiaria: el aumento en la calificación de la deuda soberana de México por parte de Moody’s Investor Services, junto con las reformas estructurales que se han puesto en marcha en el presente año.

El peso mexicano no tiene motivos para debilitarse en exceso, no en lo interno, y en lo externo se absorbieron con solidez los impactos.
En la última jornada de la semana pasada el peso perdió un poco de impulso debido a cifras mixtas publicadas en el principal socio comercial de nuestro país, pero nada relevante. 

En Estados Unidos, se dio a conocer un buen dato en el gasto personal, pero su efecto fue contrarrestado, en parte, por el débil comportamiento que presentó la confianza del consumidor.
La evolución del peso estuvo en línea con el fortalecimiento observado por algunas monedas de naciones emergentes.

Hoy lunes será el cierre de mes y de trimestre; abril podría registrar el regreso de la tensión, dependiendo del resultado de la publicación de cifras clave relacionadas al mercado laboral estadounidense y del contenido de la conferencia de la presidenta de la Reserva Federal, Janet Yellen, junto con otros funcionarios del banco central.

Sin olvidar las tensiones geopolíticas que no dejan de estar en la mesa de los mercados e inversionistas, como un elemento inquietante. Aunque, el periodo de Semana Santa traería consigo un lapso de estabilidad, ya que la operación cambiaria suele reducirse significativamente tanto en el ámbito de menudeo como en el mercado interbancario.