Mercados

Recaída de 'commodities' ya muestra efectos sobre monedas emergentes

Las monedas de países emergentes han resentido la renovada debilidad de las materias primas, dado que la mayoría de esas naciones son productoras.
Esteban Rojas
Esteban Rojas
29 julio 2016 5:0
Commodities

Bloomberg. Los commodities se encuentran bajo la presión del dólar y un menor crecimiento mundial.

El índice que mide el comportamiento de las materias primas acumula en julio una caída de 6.13 y se acerca a su peor retroceso en un año, lo que ha generado una renovada debilidad en las monedas de países emergentes, nublando también la recuperación de sus economías.

Dentro del comportamiento bajista de los commodities, destaca el desplome en los precios del petróleo. El crudo tipo West Texas Intermediate acumula una caída en julio de 14.96 por ciento, su mayor descenso en los últimos 12 meses, mientras el Brent reporta una baja de 14.19 por ciento.

Ante este escenario, las monedas que presentaron las mayores depreciaciones fueron las pertenecientes a Colombia, Rusia, México, Brasil y Perú con caídas de 5.61, 3.99, 3.24, 2.42 y 2.43 por ciento, en cada caso.

Mención aparte es el caso de la moneda de Turquía, la cual cayó 4.48 por ciento en el séptimo mes del 2016, afectada no solamente por factores económicos, sino también por la inestabilidad social y política.

La corrección en los precios del crudo ocurre después de un fuerte repunte observado entre enero y mayo de este año y en un contexto de un nivel inusualmente alto en los inventarios para un periodo como el actual, a lo que se suma preocupaciones por la posibilidad de que algunos miembros de la OPEP puedan incrementar su producción. A estos factores se suma un crecimiento en los equipos de perforación en Estados Unidos y la fortaleza del dólar en el mercado internacional de divisas.

No obstante, el comportamiento de los precios de las materias primas no ha sido en todos los casos en la misma dirección, lo que ha permitido compensar parcialmente la caída en los precios del crudo.

El índice que mide la evolución de los precios de los metales de uso industrial se incrementó en 2.07 por ciento en el séptimo mes del 2016, con lo que se extendió su proceso de recuperación.

El mejor comportamiento de los metales industriales es efecto de una mayor demanda derivada de un mejor desempeño de la economía global, particularmente de la norteamericana.

Por otro lado, una muestra de que todavía persiste cierta incertidumbre a nivel global es la permanencia de la demanda de instrumentos de refugio, como el oro y la plata. El índice que mide esta evolución presenta un incremento de 3.15 por ciento en lo que va de julio. El oro y la plata son los instrumentos que, en el presente año, reportan los mejores rendimientos.

EL BACHE ESTACIONAL

Además del efecto que puedan tener las materias primas sobre las monedas emergentes, también existe un patrón estacional en el que tradicionalmente disminuye el apetito por activos de riesgo. Ante ello, analistas recomiendan cautela sobre las monedas emergentes para el siguiente mes.

“Las monedas de mercados emergentes tienden a tener un mal comportamiento durante agosto. Este débil desempeño coincide normalmente con un bajo apetito por el riesgo que incluye a otras clases de activos”, comentaron en una nota Anezka Christovova y Saad Siddiqui, estrategas de mercados emergentes de JPMorgan, con base en Londres.

“Nuestro análisis muestra que hay cierta justificación fundamental para este patrón entre las monedas emergentes, pues la estacionalidad de esas monedas coincide con la estacionalidad de los saldos en cuentas corrientes”.