Mercados

¿Qué es y cuándo se utiliza la línea swap?

El intercambio de divisas es una herramienta con la que cuentan los bancos centrales a nivel global a manera de protección para dar estabilidad al mercado cambiario.
Guadalupe Hernández
Esteban Rojas
03 marzo 2017 11:17
divisas

(Bloomberg)

CIUDAD DE MÉXICO.- El intercambio de divisas entre bancos centrales, conocido como línea swap, es utilizado fundamentalmente en situaciones en las que existe una caída grave en la liquidez en el sistema financiero internacional, lo que obliga a instrumentar acciones concertadas entre los bancos centrales para impedir una mayor contaminación causada por crisis económicas o financieras en naciones o regiones clave.

La participación de la Reserva Federal es una constante, debido a que el dólar es la divisa dominante, y a que la liquidez en el sistema financiero internacional depende de su disponibilidad. En tanto que en otros casos, a la misma Fed le conviene restablecer los niveles de liquidez para ordenar a los mercados.

La última gran intervención se dio cuando estalló la crisis en el sector inmobiliario en Estados Unidos, lo cual originó una serie de quiebras en el sector bancario y estrechó la liquidez a niveles no vistos desde la gran depresión de los años treinta.

El Banco de México anunció el 20 de octubre del 2008 la puesta en marcha conjuntamente con la Reserva Federal de Estados Unidos, el Banco Central de Brasil, el Banco de Corea y la Autoridad Monetaria de Singapur, de mecanismos recíprocos y temporales para el intercambio de divisas (conocidos como líneas swap).

Estos instrumentos tenían “como propósito contribuir al mejoramiento de las condiciones de liquidez global en los mercados financieros internacionales y mitigar la propagación de las dificultades para obtener financiamientos en dólares de Estados Unidos en economías que han sido bien administradas y que cuentan con fundamentos sólidos”, argumentó en aquel entonces el Banxico.

El mecanismo swap, acordado entre el Banco de México y la Reserva Federal de Estados Unidos fue hasta por 30 mil millones de dólares. Dichos recursos pueden ser dispuestos con la finalidad de proveer liquidez en dólares a instituciones financieras en México.

El Banco de México recurrió a este mecanismo en una sola ocasión, el 21 de abril de 2009, colocando 3 mil 221 millones de dólares, monto que fue liquidado en su totalidad el 12 de enero de 2010.

La línea swap se dio por terminada a partir del 1 de febrero de 2010.

OTROS CASOS

La Fed también participó en líneas swap de divisas cuando ocurrió la crisis financiera de deuda en Europa.

El 30 de noviembre del 2011, la Fed y el Banco Central Europeo (BCE) se unieron a otros cuatro organismos emisores para intentar detener el colapso crediticio en Europa, facilitando liquidez en dólares.

En el acuerdo participaron además el Banco de Canadá, el Banco de Inglaterra, el Banco de Japón y el Banco Nacional de Suiza. El acuerdo perseguía dar liquidez al sistema financiero global.

Por los casos existentes hasta ahora, la Fed participa en líneas swap cuando también existe el riesgo de que la falta de liquidez contamine a su sistema financiero y a su economía en lo general.