Mercados

Aumento explosivo en deuda pública y privada: 98 mil mdd

El contexto global de tasas cercanas al cero absoluto sirve como imán para los valores mexicanos que pagan réditos más elevados.
Esteban Rojas
Esteban Rojas
25 agosto 2014 5:0
Dólar

Dólar (Bloomberg)

CIUDAD DE MÉXICO.- De acuerdo con cifras oficiales, en los últimos cinco años y medio el país ha colocado títulos públicos y privados por un monto de 98 mil 800 millones de dólares.

La cifra anterior supera con amplitud el monto de los créditos foráneos obtenidos por la banca comercial, que en el mismo periodo sumaron la cantidad de 31 mil 250 millones de dólares.

Dicha situación provoca una potencial vulnerabilidad económica frente a posibles cambios en la liquidez global y aumento en las tasas de interés, provocadas por el proceso de normalización de la política monetaria en naciones como Estados Unidos.

El desempeño contrastante de las cifras mencionadas respecto a otros periodos de tasas foráneas más elevadas, es evidente.

Por ejemplo, en el lapso de los cinco años y medio previos a la crisis inmobiliaria, la colocación total de valores de deuda del país en el extranjero disminuyó 23 mil 324 millones de dólares, mientras que los de la banca crecieron sólo 11 mil 488 millones.

El desglose
Entre el año 2009 y junio de 2014 el sector privado en México ha colocado valores de deuda en el exterior por un monto de 55 mil 705 millones de dólares.

La cifra anterior supera lo colocado por el sector público, el cual logró obtener recursos por 43 mil 95 millones mediante el mismo mecanismo.
De esta manera se han registrado tres distintos procesos en la colocación de valores públicos y privados en el exterior durante los últimos cinco años:

1) Pasar de una política conservadora en materia de deuda externa a una de vertiginoso aumento del financiamiento externo, por el apetito de papel mexicano en el exterior, que paga una mejor tasa de rendimiento y cuenta con el respaldo de calificación de bajo riesgo.

2) La estructura cambió, al pasar a depender en mayor medida del financiamiento vía la colocación de valores de deuda, con lo que se desplazó al proveniente de la banca internacional, que llevaba varios años proveyendo de crédito externo hasta antes del recorte masivo de las tasas de interés.
3) El sector privado recurre en mayor medida a la colocación de valores de deuda en el exterior, mucho más que el sector público, mismo que antes encabezaba los requerimietos.

Los riesgos
La colocación de valores de deuda en el exterior es más sensible a cambios en la liquidez y en el costo del dinero respecto al crédito bancario.

Una contracción en la colocación de deuda puede causar problemas para refinanciar vencimientos, lo que provocaría problemas en la liquidez de las empresas y del gobierno federal.

Es conocido que muchas veces el papel de deuda se refinancia antes del vencimiento.

El país se vuelve más sensible a presiones del exterior sobre factores como tasas de interés y tipo de cambio.

Sin embargo, dichos riesgos están acotados por el momento, sobre todo en vista de los fundamentales con los que cuenta la economía mexicana, el país tiene la ventaja del grado de inversión por parte de las principales agencias calificadoras de valores.

Pero, los riesgos no pueden ignorarse.
Por otra parte, una eventual contracción en la llave de financiamiento del exterior, puede disminuir el potencial de recuperación de la economía mexicana.

México no ha perdido su papel de importador de capital, el mismo que tienen prácticamente todas las economías en desarrollo, excepto China.

El gran reto
Es uno solo, consiste en la capacidad que tenga el país para sustituir recursos del exterior por financiamiento interno sin generar demasiadas presiones adicionales, cuando llegue el momento, sobre variables como las tasas de interés.

A este respecto, la reforma financiera y otras serían los estandartes de la economía para resistir vientos adversos provenientes del exterior.