Mercados

Mayor déficit y menor inversión presionan al peso

El creciente saldo negativo en la balanza comercial y una menor inversión de cartera han impactado a la moneda mexicana en el último semestre.
Esteban Rojas
[El peso hila cuatro semanas de retrocesos ante el dólar. / Bloomberg / Archivo] 

[El peso hila cuatro semanas de retrocesos ante el dólar. / Bloomberg / Archivo]

Además de factores externos, el peso mexicano también ha recibido presión por causas internas, tales como un incremento en el déficit comercial y una disminución en la inversión de cartera.

Por un lado, los requerimientos de dólares para financiar el déficit comercial de México con el exterior crecieron a un máximo de 21 años, al ascender a 7 mil 166 millones de dólares en el primer semestre del 2016, con base en información reportada por el Inegi y el Banco de México.

El desequilibrio comercial del país en la primera mitad de 2016 presentó un incremento de 71.3 por ciento con respecto a igual periodo del año anterior, sin embargo, algunas evidencias sugieren una desaceleración en su crecimiento en los últimos meses.

La ampliación de la brecha comercial de México con el exterior se acompañó de una caída en la entrada de flujos del exterior, como los denominados de portafolio o de cartera.

La tenencia de extranjeros de valores de deuda gubernamentales disminuyó en 209 mil 739 millones de dólares en los primeros seis meses del año. La salida de extranjeros del mercado de deuda nacional se hizo más evidente a partir del inicio del pasado abril.

Bajo este contexto, la moneda mexicana acumuló durante los primeros seis meses del año una depreciación con respecto al dólar de 6.07 por ciento. En este periodo, el peso ocupó el segundo lugar como la de mayor pérdida de valor dentro de las monedas pertenecientes a las naciones emergentes, solamente detrás de la argentina, que reportó un desplome de 14.05 por ciento.

PREOCUPA A BANXICO

La ampliación del déficit en cuenta corriente es uno de los focos de atención que el Banco de México destacó en la publicación de sus últimas minutas de política monetaria y la brecha comercial de México con el exterior es uno de sus principales componentes. En ese indicador también destaca el saldo del turismo y las remesas, factores que significan una entrada neta de divisas al país.

El otro rubro importante es aquel vinculado con el pago de interés de la deuda externa, tanto de la proveniente del sector privado como del público.

De acuerdo a la última encuesta del Banco de México entre especialistas del sector privado, se estima que el saldo acumulado de la balanza comercial en 2016 será de 16 mil 504 millones de dólares, monto inferior a los 28 mil 640 millones estimado para la entrada de la inversión extranjera directa.

SEÑALES DE CORRECCIÓN

El ritmo de crecimiento del déficit comercial podría obedecer a un mayor precio del dólar y a la recuperación de la actividad económica norteamericana, a lo que se suma una moderada pérdida de dinamismo en la economía mexicana.

El próximo miércoles, el Inegi reportará el comportamiento preliminar del Producto Interno Bruto al segundo trimestre del 2016. De acuerdo con una encuesta de Bloomberg, en este periodo la actividad económica podría haber crecido 2.3 por ciento, menor al 2.6 reportado en los tres primeros meses.

De moderarse el ritmo de la recuperación económica, es posible que se ejerce menos presión sobre la demanda de dólares.
En tanto, la baja en los recursos de extranjeros al mercado de deuda gubernamental se ha estabilizado en las últimas semanas, debido al aumento en la tasa de referencia del Banco de México de 50 puntos base, anunciado en su reunión de finales del pasado junio.
análisis

Saldo negativo. En lo que va del año, la moneda mexicana se ha depreciado 9 por ciento frente al dólar, afectada principalmente por factores externos.