Mercados

FMI da el sí al yuan, pero anticipan un impacto limitado

La moneda china no registraría una presión alcista en el corto plazo, según analistas, pues los bancos centrales decidirán si lo anexan o no a sus reservas.
Esteban Rojas
Abraham González / Esteban Rojas
01 diciembre 2015 5:0
Divisas del mundo

Yuan. (Reuters)

Luego de haberla rechazado en 2010, el Fondo Monetario Internacional (FMI) admitió ayer a la moneda de China, el yuan, dentro de la canasta de divisas consideradas de reserva, sin embargo, analistas señalaron que el impacto de la decisión será limitado, pues el país asiático debe realizar todavía cambios estructurales.

“(La inclusión) pone cierta presión a China para continuar con la apertura de su economía y avanzar en el cambio estructural”, explicó Delia Paredes, directora de Análisis y Estrategia de Banorte-Ixe.

“No hay un aumento en la demanda de una moneda simplemente porque está en la cesta del DEG. En la práctica, lo que determina si los bancos centrales están dispuestos a considerar una moneda como activo de reserva es la confianza de que podrán vender ese activo cuando sea necesario en los mercados profundos y líquidos”.

A partir del primero de octubre de 2016, el yuan tendrá un peso de 10.92 por ciento en la integración de la principal unidad de cuenta del organismo, denominada Derechos Especiales de Giro (DEG), por arriba de la ponderación del yen y la libra esterlina, pero por debajo de la del dólar y del euro.

“Yo creo que en el corto plazo la presión para apreciarse del yuan no es alta, a pesar de la inclusión”, explicó en entrevista Rafael de la Fuente, economista del Banco UBS.

“Por otro lado, una desaceleración mayor de la economía china podría llevar a las autoridades a volver a generar otra devaluación como la que tuvimos este año (…) y cuanto más devalúen el yuan más en entredicho quedaría su inclusión”.

La decisión del FMI es un hecho inédito, pues incluye a moneda de una nación considerada emergente dentro de las divisas con mayor influencia en el mundo.

“Es un reconocimiento del peso de China dentro de la economía mundial”, comentó De la Fuente.
El cambio en la estructura o participación de la divisas de reserva es el más trascedente desde la inclusión del euro a finales de los años noventa.

¿Quién gana y quién pierde?
El dólar, la principal moneda de reserva del mundo, prácticamente seguirá teniendo su mismo peso.

A partir del primero de octubre del 2016 el billete verde tendrá una ponderación de 41.73 por ciento, marginalmente inferior al 41.9 por ciento actual.

El euro, la segunda en cuanto a su ponderación, será la que experimente el mayor retroceso al pasar de 37.4 a 30.93 por ciento.
En tanto que la libra esterlina y el yen serán desplazados por el yuan en importancia. La libra pasará del tercer sitio al quinto, al representar el 8.09 por ciento, por debajo del 11.3 vigente, en tanto que el yen será desplazado al cuarto puesto al significar el 8.33 por ciento, menor al 9.40 por ciento actual.

Cómo impacta a México
Para la economía de México o su moneda, analistas señalaron que la inclusión del yuan en los DEG no tendría un impacto en el corto plazo, a menos que el crecimiento en China se frenara y ello implicara una devaluación del yuan.

"Pienso que una vez que China entre dentro de los DEG, la moneda china se va a volver hacia Asia porque habrá mucho más transacciones. El peso mexicano no perderá atractivo como moneda emergente, está bien arraigado dentro de los mercados y no me parece lógico que vaya a perder su relevancia”, dijo Alberto Bernal, Jefe de Estrategia Global de XP Securities, desde Miami, Florida.

“La posibilidad de que China entre en una situación económica más precaria, eso sí es complicado y le afectaría a México por la parte de comercio por Estados Unidos".