Mercados

Especulación sobre el peso da ‘salto’ en septiembre

Las negociaciones del peso en el CME mostraron una tendencia ascendente en el tercer trimestre del año, situación que se reflejó en el alza del tipo de cambio.
Esteban Rojas
dólar, peso

(Bloomberg)

El monto de las apuestas en contra del peso mexicano en el Chicago Mercantile Exchange (CME) pasó de 882 millones de dólares al cierre de agosto a 2 mil 210 millones de dólares al término de septiembre, es decir, se incrementaron 151 por ciento en ese periodo, de acuerdo con cifras oficiales.

Durante ese mismo lapso, la moneda mexicana registró una depreciación de 3.16 por ciento y se ubicó como la moneda más perdedora del mundo, seguida por las monedas de Argentina y Malasia.

El saldo de las posiciones especulativas en contra de la divisa mexicana cerró el mes cerca de máximos históricos, a pesar de haberse contraído en la última semana del mes ante la derrota de Donald Trump en el debate presidencial del lunes pasado. Incluso, durante la última semana, el peso fue la moneda con mayor apreciación del mundo frente al dólar.

Analistas de Citigroup, entre ellos Kenneth Lam, dicen que esa alza quizá no dure demasiado.

“El hecho de que salgan a decir que no hay una meta con respecto al tipo de cambio puede significar que no habría reacción alguna si la moneda mexicana superara los 20 pesos por dólar”, escribió Lam en una nota a clientes. “Creemos que la depreciación continuará rumbo a la elección si la contienda electoral se mantiene reñida, como creemos que será el caso”.

Ante el riesgo que han representado las elecciones en Estados Unidos, además de diversos factores internos que también han afectado a la moneda, el peso tuvo un tercer trimestre negro, pues cayó 5.70 por ciento, su peor movimiento desde el mismo periodo del 2015.

SUBVALUADO, BAJO CUALQUIER MEDIDA
El peso mexicano está subvaluado por todos los indicadores y tiene bastante margen para apreciarse en circunstancias normales, señaló el viernes el gobernador del Banco de México, Agustín Carstens.
El tipo de cambio efectivo del peso, es decir, su valor ponderado frente a una canasta de otras monedas principales en términos ajustados a la inflación, muestra que está subvaluado en comparación con las normas históricas. La medida cayó al nivel más bajo desde 2009, según un índice de Barclays, y está 15 por ciento por debajo de su promedio de 10 años.

Respecto a la política monetaria, Carstens señaló que por el momento el banco central está cómodo con las decisiones, pero si se se presentaran circunstancias extraordinarias, como una victoria de Trump en las elecciones, podría desencadenarse un alza en las tasas.

“A menos que algo realmente extraordinario suceda, dada la información con la que contamos hoy, nos sentimos cómodos con esta postura de política monetaria”, dijo. Cuando se le preguntó si una victoria de Trump podría ser un evento extraordinario, dijo: “sí, ese podría ser uno. Depende de lo que suceda, lo que diga y cómo actúe. No es tan simple como poner una etiqueta. Todavía hay incertidumbre y tendremos que ver en dado caso cómo se comporta”.