Mercados

El euro se debilita previo
a la reunión del BCE

La divisa única europea se ha replegado 2.9 por ciento desde su máximo de dos años y medio ubicado en 1.3994 unidades por dólar alcanzado apenas el 7 de mayo.
Efraín Hilario
Efraín H. Mariano
03 junio 2014 5:5
[La confianza económica en los 18 países que comparten el euro se fortaleció en 0.5 puntos a 100.9./Bloomberg]

[La confianza económica en los 18 países que comparten el euro se fortaleció en 0.5 puntos a 100.9./Bloomberg]

CIUDAD DE MÉXICO.- El euro se hundió ayer a mínimos de 14 semanas contra el dólar, en una semana que será crucial por la reunión del Banco Central Europeo (BCE).

En dicha reunión, se espera el anuncio de una serie de medidas y herramientas monetarias para estimular el vacilante crecimiento económico del bloque, además de alejar el fantasma de la deflación en la eurozona.

En la primera sesión del mes de junio en el mercado de Nueva York, la moneda única europea descendió 0.3 por ciento, a 1.3598 dólares, ubicándose por segunda jornada consecutiva en mínimos no vistos desde el 13 de febrero.

La divisa única europea se ha replegado 2.9 por ciento desde su máximo de dos años y medio ubicado en 1.3994 unidades por dólar alcanzado apenas el 7 de mayo, en el contexto de una serie de expectativas sobre inminentes impulsos monetarios por parte del BCE.

En caso de extender su actual tendencia descendente, el euro podría poner a prueba el nivel más bajo del año contra el dólar registrado el 31 de enero en 1.3486 unidades.

El soporte inmediato, y quizás con mayor fortaleza, se ubica en 1.3367 dólares, que data del 8 de noviembre de 2013.

Los mercados descuentan que el BCE anunciará el próximo jueves una serie de medidas monetarias para impulsar los préstamos de los bancos a los sectores productivos, estimular el crecimiento y hacer frente a la baja inflación en la eurozona.

La opción más viable será la reducción de las tasas de interés, básicamente el rédito de referencia del BCE, situado ya en un mínimo histórico de 0.25 por ciento, para aplicar un recorte de entre 0.10 y 0.15 unidades, lo que en la práctica equivale a una tasa de cero por ciento.
En caso de que así suceda, será la primera ocasión en la historia en la que tanto Europa como Estados Unidos tendrán tasas de interés de cero por ciento.

La segunda alternativa que consideran los analistas en los mercados financieros es la de de recortar el nivel de los costos de depósito en el sistema bancario, también prácticamente a niveles de cero por ciento, para estimular los préstamos entre bancos.

Otra maniobra, pero quizá la menos probable, sería la de una serie de estímulos cuantitativos al estilo de la Fed, para estimular el consumo en la economía y el incremento de precios.