Mercados

El dólar se revitaliza, alcanza máximo de 8 años contra yen

La moneda nipona cayó a su menor nivel en 8 años frente al dólar, pero para una economía altamente exportadora pueden ser buenas noticias.
Álvaro Montero
[Bloomberg]  Los mayores costos de las importaciones eclipsaron las alzas en las exportaciones por la debilidad del yen. 

[Bloomberg] Shinzo Abe planea debilitar el yen através de la compra de bonos estadounidenses.

La percepción cada vez más generalizada de que la Reserva Federal de Estados Unidos elevará el costo del dinero en este año, renovó la fortaleza del dolar.

El índice dólar, que mide al billete verde con relación a una canasta de seis monedas internacionales, se disparó el martes 1.1 por ciento a 97.35 puntos, su mayor nivel en cuatro semanas.

En el año acumula una ganancia de 7 puntos porcentuales frente a dicha cesta.

Frente al yen, el dólar se apreció hasta rebasar marginalmente el nivel de 123 unidades por primera ocasión en casi ocho años, mientras que ante el euro, retomó valores cercanos a sus máximos de 12 años.

La divisa estadounidense repuntó 1.2 por ciento hasta a 123.06 yenes, su mayo cotización desde el mismo mes de 2007.

En los 12 meses recientes la divisa estadounidense registra una apreciación de 20.6 por ciento frente la moneda japonesa.

Ante el euro, el dólar ganó 0.9 por ciento, a 1.0879 unidades, se trata del precio más alto en ésta paridad desde el 28 de abril.

El dólar se revitaliza, después de una pérdida temporal de impulso en las semanas previas debido a la desaceleración de la economía estadounidense en el primer trimestre del año.

La expectativa de que la Reserva Federal de Estados Unidos se prepara para normalizar su política monetaria, con su primer incremento de tasas de interés desde 2006, así como la incertidumbre que genera el futuro financiero de Grecia, han renovado el atractivo del dólar como una cobertura de inversión.

De ésta manera, el dólar podría extender su tendencia alcista en el corto plazo, condicionado sólo por una salida ordenada de la crisis de deuda de Grecia.

El país helénico mantiene las intensas negociaciones con sus socios europeos, mientras la situación sigue como factor de incertidumbre financiera global.