Mercados

El dólar, incontenible; el peso muestra resistencia

Gana 10 por ciento contra el yen, 8 por ciento frente al euro y 5 por ciento ante la libra esterlina; es la moneda más fuerte del mundo y la expectativa es positiva.
Esteban Rojas
Esteban Rojas
20 noviembre 2014 5:0
Dólar estadounidense

Dólar estadounidense. (Bloomberg)

CIUDAD DE MÉXICO.- El dólar vive su mejor momento en la era de las crisis globales; la moneda estadounidense es la más fuerte del mundo y la perspectiva indica mayor fortaleza, cuando menos de corto plazo.

En el año, el dólar registra un avance de 10.72 por ciento contra el yen japonés, sube 5.23 por ciento frente a la libra esterlina y se aprecia 8.68 por ciento contra la moneda común europea.

Si hoy terminara el año, el dólar tendría su mejor periodo de ganancias en 17 años, desde el año 1997, cuando la parte final del ciclo positivo económico en Estados Unidos y la recuperación de México tras el “efecto tequila”, impulsaron al dólar fuertemente en los mercados cambiarios.

Fortaleza favorable
En este contexto de fortaleza para el dólar, la depreciación generalizada de las monedas le pega menos al peso debido a que nuestra divisa se encuentra ligada a la economía de Estados Unidos.

Es una buena noticia para la moneda mexicana, su depreciación ordenada en el presente año tiene que ver con el beneficio que deberá reflejar el mercado ante la recuperación económica estadounidense.

La depreciación del peso hace sentido considerando el movimiento global de las divisas; sin embargo, el ajuste es distinto al de otras monedas en el mundo.

En el mediano y largo plazos, la recuperación de la economía de Estados Unidos es una noticia positiva para la economía de México, y por lo tanto para su divisa.

índice dólar sigue en máximos
Ayer, en una sesión volátil el índice dólar terminó en terreno positivo y cerca de su mejor momento en cuatro años frente a una canasta de seis divisas, entre las que destacan el euro, el yen y la libra esterlina. El billete verde avanzó moderadamente 0.07 por ciento en la jornada del miércoles.

En el mercado spot el yen cotizó en 117.5 yenes por dólar, mientras que el euro se colocó en 1.25 dólares, cerca de sus mínimos de cuatro años.

La recuperación del dólar se presentó después de que los mercados analizaron el contenido de las minutas de la Reserva Federal de Estados Unidos correspondientes a la reunión del pasado 28 y 29 de octubre.

En el comunicado, la Fed se mostró confiada en que Estados Unidos seguirá creciendo y logrando avances graduales hacia su doble objetivo de pleno empleo y una inflación de 2 por ciento.

Esta evolución mantiene vigente la expectativa del mercado, de un alza de la tasa de referencia, actualmente en el rango de 0.0 a 0.25 por ciento, pero a mediados de 2015.

El dólar se ha visto apuntalado en los últimos días por la noticia de la entrada en recesión de Japón, la ahora tercera economía del mundo, y el anuncio de parte del Banco Central Europeo en el sentido de que está dispuesto a tomar medidas adicionales no convencionales, como la compra de bonos soberanos y corporativos, para estimular a la economía.

Particularmente, la endeble situación en Japón originó que el yen tocara nuevos mínimos frente al dólar, no vistos en siete años.

En el mercado de cambios en México, el peso no pudo escapar a la recuperación del dólar en el mercado internacional, al cerrar el tipo de cambio en 13.605 unidades a la venta.

Aunque todavía por debajo del máximo del año ubicado en 13.6345 pesos, el pasado 6 de noviembre.

A pesar de la volatilidad en el mercado cambiario internacional, el Banco de México destaca el papel defensivo del peso y su ajuste ordenado, prevaleciendo una adecuada liquidez.

En otro ángulo de ideas, habría que reconocer que un lento dinamismo de la economía tiende a limitar el potencial de apreciación del peso.

Es probable que en los próximos meses el proceso de normalización de la política monetaria provoque periodos de turbulencia, a los que el peso no podrá escapar. Sin embargo, hay fundamentales a favor del peso, como las recién aprobadas reformas estructurales, que pueden ayudar a enfrentar en mejores condiciones periodos de turbulencia internacional.