Mercados

El contexto geopolítico y la Fed presionan al peso

Divisas. La cotización del dólar alcanzó su nivel más alto desde
el 28 de abril, cuando finalizó en 13.14 unidades. La moneda azteca cerró mayo tirando los pronósticos de un soporte de 13.06, pero al parecer el contexto le está cobrando caro esa fortaleza.
Esteban Rojas
A. Sandoval/ E. Rojas
18 junio 2014 5:0
[El peso retrocede 0.26 por ciento frente al dólar, respecto al cierre del martes. / Bloomberg / Archivo] 

[El peso retrocede 0.26 por ciento frente al dólar, respecto al cierre del martes. / Bloomberg / Archivo]

CIUDAD DE MÉXICO.- El peso mexicano se debilitó contra el dólar en las operaciones interbancarias de ayer.

La divisa estadounidense alcanzó su mayor nivel en 45 días ante un contexto geopolítico global presionado, y previo a la reunión de política monetaria de la Fed.

El dólar interbancario valor spot quedó en 13.1130 pesos; se trata de la cotización más alta para la moneda estadounidense desde el 28 de abril, cuando quedó al cierre en 13.1410 pesos por dólar.

Con el ajuste la moneda mexicana vuelve a colocarse en zona negativa en su balance del año, y reporta una ligera depreciación de 0.14 por ciento.

La tendencia negativa del peso tienen varias explicaciones.

En realidad la debilidad del peso inició el pasado viernes 6 de junio cuando el banco central mexicano anunció un sorpresivo recorte de la tasa de referencia, al bajarla a 3.0 por ciento desde un previo de 3.5 puntos porcentuales.

El pronunciado ajuste, provocó una debilidad inicial del peso contra el dólar, en ese momento incluso se ajustaron las previsiones y se esperaba un nivel de hasta 13.15 unidades en el mercado interbancario.

El ajuste de la tasa de referencia en México se presentó un día después de que el Banco Central Europeo colocara su tasa muy cerca del cero absoluto. Una semana después del ajuste y con una cotización máxima de 13.07 unidades por dólar, el tipo de cambio empezó a “regresarse”, sobre todo por ingresos de flujos foráneos a los mercados nacionales.
El fortalecimiento del peso llegó incluso a colocar las cotizaciones interbancarias en menos de 13 por dólar.

Pero los vientos no le vuelven a ser favorables al peso.
El contexto global se ha complicado en los días recientes, todavía no tanto como para desatar un periodo de inestabilidad en todo el mundo, aunque empieza a preocupar.

La jornada de ayer se caracterizó por mayores tensiones de carácter geopolítico y datos débiles reportados en Estados Unidos.

En consecuencia la moneda nacional acumuló tres sesiones en terreno negativo, con un retroceso acumulado de 1.15 por ciento.

Otro factor que ha hecho perder brillo al peso está relacionado con el incremento de 0.05 puntos en la tasa de interés del bono estadounidense a 10 años.

El aumento en las tasas del mercado de dinero estadounidense reduce el atractivo de las inversiones en pesos mexicanos.

Las tensiones geopolíticas siguen preocupando.

A los temas de Ucrania e Irak, se les suma el resurgimiento del problema de deuda en Argentina.

En Estados Unidos se dieron a conocer indicadores débiles. La inflación al consumidor se incrementó 0.4 por ciento en mayo, en tanto que si quitamos el efecto de los alimentos y los energéticos el aumento fue de 0.3 por ciento. En ambos casos arriba de lo esperado.

La Fed, otro factor

El tema de la Fed es el de las tasas de interés; el mercado cambiario mexicano pasó con éxito el inicio del desmantelamiento monetario, algo que llegó a considerarse como uno de los principales factores de riesgo para la economía mexicana.

Sin embargo, un tema todavía más delicado es la expectativa de los mercados sobre las tasas de interés en Estados Unidos.

El escenario de corto plazo indica que no habrá movimientos en los réditos estadounidenses, lo que incluso pudo ser un factor a favor para que el banco central mexicano decidiera recortar la tasa de referencia.
Pero el temor radica en cuándo y cómo se ajustarán las tasas, algo que los mercados consideran inevitable.

Más que el inicio del desmantelamieto monetario, un elemento importante de riesgo es el relacionado con las tasas de interés en nuestro vecino del norte.

De acuerdo con las estimaciones, el contexto geopolítico es un factor coyuntural, de corto plazo, que mueve a los mercados en alguna dirección .

En contraste, las tasas en Estados Unidos son un elemento determinante para los mercados nacionales.

Basta que la Fed mande alguna señal de cambio en su política monetaria, para que los bancos centrales de todo el mundo reconsideren sus escenarios; México no podría ser la excepción.