Mercados

El analista más certero sobre el peso discrepa del consenso de Wall Street

Aunque los analistas del peso se han quemado muchas veces en el pasado, todos ellos ven ahora avances de la moneda basados en la idea de que el muro fronterizo y las medidas comerciales no podrían doblar los fundamentales de la economía mexicana.
Bloomberg News
peso

(Especial)

Mientras los analistas de Wall Street sugieren que invertir en el peso mexicano podría dejar grandes recompensas, el principal experto en la moneda no encuentra motivo para emocionarse.

Juan Carlos Rodado, jefe de investigaciones en el banco parisino Natixis, anticipa más pérdidas tras el desplome de 13 por ciento que ha sufrido el peso desde la elección de Donald Trump, y dice que México sufrirá si el nuevo presidente cumple con sus promesas proteccionistas. Si lo va a hacer, nadie lo sabe, pero ciertamente no hay razones para invertir a largo plazo, dice Rodado, que tuvo los mayores aciertos en el segundo semestre entre los pronosticadores seguidos por Bloomberg.

Esto contrasta con los puntos de vista de otros como Goldman Sachs Group, BNP Paribas y Mark Mobius, el presidente ejecutivo de la junta directiva de Templeton Emerging Markets Group. Aunque los analistas del peso se han quemado muchas veces en el pasado, todos ellos ven ahora avances de la moneda basados en la idea de que, si bien la tensión aumenta por el propuesto muro fronterizo y las medidas comerciales, una venta generalizada sería exagerado y los pilares de México son mucho más fuertes de lo que sugiere el precio del peso. Habrá una corrección del mercado, dicen.

“El peso mexicano se apreciará en el futuro y, aunque hay incertidumbres en el camino y el riesgo es alto, también lo es la recompensa”, escribieron los analistas de BNP en una nota esta semana.

No vayamos tan rápido, insiste Rodado.
“México tiene que reinventar un modelo de crecimiento que antes estaba basado en su vecino, los Estados Unidos”, dijo en una entrevista desde su oficina en Nueva York. “Diversificar el comercio exterior toma tiempo. No se puede hacer de la noche a la mañana”.

Los pronósticos al alza resultaron aún más discordantes el jueves luego que el peso revirtió su avance y bajó 1 por ciento a cerca de 21.28 unidades por dólar luego que el presidente Enrique Peña Nieto canceló su reunión con el presidente estadounidense planeada para la próxima semana. Los planes de Trump para un muro en la frontera con México han explotado en un enfrentamiento que amenaza una de las relaciones comerciales bilaterales más grandes del mundo.

Rodado agregó que es imposible saber cuál es el precio justo del peso dada la falta de claridad de las políticas comerciales de Estados Unidos y nada es seguro excepto la volatilidad y un crecimiento económico más lento. Natixis ve el peso en 22 unidades por dólar para mediados de abril; 22.5 para mediados de julio y 23 para mediados de enero de 2018.

Sin embargo, en promedio, los analistas ven al peso avanzar cerca de 1.4 por ciento a 21 por dólar a final de año, lo que sería el segundo mejor desempeño entre las principales monedas, según datos compilados por Bloomberg. Goldman Sachs lo ve apreciarse a 19 por dólar en un año, en tanto BNP recomienda comprar futuros de 2017.

El peso se ha visto afectado por una miríada de factores en los dos últimos años cuando se hundió a mínimos sin precedente. El colapso de los precios del petróleo fue seguido por mayores dudas sobre la perspectiva del crecimiento global. Y entonces llegó el voto británico a favor de abandonar la Unión Europea y la retórica contraria al intercambio comercial de Trump.

A lo largo de ese período, la mayoría de los analistas habían sido demasiado optimistas respecto de la moneda y sobrevaluaron el impacto positivo que las reformas económicas aprobadas por el actual gobierno tendrían en la economía. Los estrategas pronosticaron avances del peso mexicano todos los años en los últimos cuatro años. No obstante, la divisa cayó cada año.

El abrumador riesgo para México ahora es que Estados Unidos imponga barreras comerciales, como un impuesto fronterizo de 35 por ciento propuesto por Trump, dijo Rodado. La mitad de la inversión extranjera directa en México proviene de Estados Unidos, agregó.