Mercados

Dragón Chino voltea al yuan para remontar el vuelo

China probablemente este por terminar un ciclo de apreciación del yuan, ante las señales de debilidad en su sector exportador y el poco éxito obtenido en reactivar su mercado interno.
Esteban Rojas
Esteban Rojas
26 marzo 2014 8:50
Etiquetas
Yuan

China permitirá que las fuerzas del mercado influyan más sobre el yuan. (Reuters)

La moneda de China acumula una pérdida de 2.42 por ciento en lo que va del 2014, al tocar un nivel cercano de 6.20 unidades por dólar. Este comportamiento, puede estar implicando un agotamiento de un patrón de apreciación que se mantuvo desde 2005, como respuesta al poco éxito obtenido en logra sustituir, en parte, al motor externo como la principal fuente del crecimiento económico.

La caída de del yuan puede estar, también, implicando una vuelta a la devaluaciones competitivas, como ya ocurre en el caso de otras divisas como el yen.

La moneda, de la hora segunda economía del mundo, se había apreciado 26.85 por ciento en el periodo comprendido entre el 2005 y el 2013. En enero, el yuan alcanzó su máxima cotización frente al dólar al ubicarse en 6.04 unidades, situación que no pudo sostenerse ante la preocupación por la desaceleración económica.

Frágil economía

El último dato publicado del sector manufacturero mostró que se mantiene por debajo de la línea de flotación del 50.0 por tercer mes consecutivo, lo que confirma una fase de desaceleración. Este cuadro, fue antecedido por cifras de producción industrial más débiles que lo esperado para enero y febrero y una fuerte caída de las exportaciones por arriba del 18 por ciento.

La desaceleración puede llevar a la economía de China a registrar un primer trimestre en 2014 de los más bajos desde la pasado crisis financiera global.

El bache económico, ha llevado a pensar que cada vez se complica más alcanzar el objetivo de crecimiento del Producto Interno Bruto de 7.5 por ciento para este año.

El gigante asiático, de esta manera, se aleja de sus mejores momentos cuando logró alcanzar tasas de crecimiento de cerca del 15.0 por ciento.
A la espera de estímulos

Las débiles cifras reportadas han tenido un impacto limitado sobre los mercados, al generarse expectativa de que puedan derivar en el anuncio de nuevos apoyos para la economía.

Los mercados esperan una mayor expansión del gasto público, sobre todo en gastos de infraestructura que permitan impulsar a su mercado interno. Estas medidas se pueden ver acompañadas, incluso, con disminución de las tasas de interés de referencia fijas por la autoridad monetaria.

Una mayor flexibilización cambiaria

Es posible que el yuan este bajo presión de baja, como medida completaría para detener la pérdida de competitividad del sector exportador y ganar tiempo en lo que otras acciones encaminadas fortalecer el mercado interno surten efecto.

Un primer paso en ese camino, puede ser la mayor flexibilidad en el manejo del tipo de cambio, con lo que se avanzaría en que el mercado tuviera un mayor papel en la fijación de la paridad del yuan frente a otras divisas.

Hace unos días, el banco central decidió ampliar la banda de negociación, permitiendo a la divisa apreciarse o depreciarse un 2.0 por ciento cada día. Anteriormente, China sólo permitía al yuan un movimiento de esta naturaleza dentro de un rango de 1.0 por ciento.

En la actualidad, el yuan es una de las monedas que presenta una mayor sobrevalorización, al ubicarse su índice que mide la tasa efectiva de cambio en 120.62 con una base de 100 en el 2010.
Las condiciones apuntan para que el yuan haya puesto fin a toda una época de apreciación, aunque todavía no resulta claro la velocidad con que dicho proceso se pueda revertir.

Implicaciones para México

El freno al proceso de depreciación del yuan, no es una buena noticia para naciones como México.

La competencia de productos Chinos en el país se puede intensificar y generar desplazamiento de los productos nacionales.

Cabe recordar que México presenta el déficit comercial más con grande con China, al representar en el pasado enero la cantidad de 4 mil 387 millones de dólares.

En el mercado norteamericano, los productos mexicanos también correrían el riesgo de perder participación.

Los movimientos de tipo cambiario que pueda llevarse a cabo en China, se podrían compensar en parte con una buena instrumentación de las reformas estructurales en México.