Mercados

Dólar fuerte, obstáculo para diversificación comercial

El objetivo queda para mejor ocasión; México ha vendido 180 mil 230 mdd a su principal socio comercial
Esteban Rojas
Introduzca el texto aquí
07 octubre 2014 5:0
Dólar

Dólar (Bloomberg)

CIUDAD DE MÉXICO.- En lo que va del año el dólar de Estados Unidos se ha fortalecido 8.3 por ciento frente a seis de las principales divisas en el mundo.

Por su parte, el peso mexicano retrocede 3.1 por ciento frente al dólar en ese mismo periodo.

Asimismo, la moneda nacional reporta una apreciación de 5.2 por ciento con respecto a la canasta de divisas que compone el denominado índice dólar, de acuerdo con datos publicados por Bloomberg y Banco de México.

El peso ha ganado terreno particularmente con respecto a las divisas europeas. Frente al euro la moneda nacional registra una ganancia de 5.8 por ciento acumulada en el presente año, mientras que frente a la libra esterlina el avance es más modesto, de solamente 0.2 por ciento.
Respecto a las divisas asiáticas, el peso reporta una evolución favorable.

Contra el yen japonés tiene una ganancia de 0.8 por ciento.
Con respecto a la moneda china, el yuan, nuestra divisa gana 2.0 por ciento.

Los efectos delas paridades

Los ajustes en las paridades cambiarias contribuyen a inducir modificaciones en la competitividad del sector exportador de México, o en su defecto a incrementar la dependencia exportadora del país con el mercado estadounidense.

Esta situación no es mala en sí misma, por el contrario.
Sin embargo, también dificulta los esfuerzos de diversificación y limita el potencial para aprovechar los tratados de libre comercio que se han firmado prácticamente con todo el mundo.

Las cifras comerciales

Al mercado estadounidense nuestro país le vendió 180 mil 230 millones de dólares en el lapso de enero a julio del presente año, lo que significó 79.6 por ciento del total.

La caída de 3.1 por ciento del peso en ese periodo contribuye a abaratar las mercancías de México en este mercado, el de Estados Unidos.

Por el contrario, la apreciación del peso con respecto a las dos principales monedas europeas es un obstáculo para incrementar las ventas de productos mexicanos a esta región.

Las exportaciones a la zona euro ascendieron a un monto acumulado en el periodo enero- julio del 2014 de 12 mil 238 millones de dólares, lo que representa 5.4 por ciento de las ventas totales al exterior.

En tanto, las exportaciones dirigidas al Reino Unido ascendieron en este lapso a 991 millones de dólares, apenas 0.4 por ciento del total.
A Japón, las ventas de mercancías mexicanas totalizaron la cantidad de 3 mil 570 millones de dólares, equivalentes a 0.7 por ciento de todo lo vendido al exterior.

En este caso la depreciación del yen es un obstáculo para incrementar las exportaciones a la ahora tercera economía del mundo.

Con respecto a China, se le vendieron mercancías por 3 mil 579 millones de dólares en el periodo de enero a julio, equivalente a 1.6 por ciento del total.

La depreciación del peso puede contribuir a mejorar las ventas y moderar el déficit comercial que presenta México con la nacion asiática.
En los primeros siete meses del año nuestro país registra un desequilibrio comercial con China por un total de 32 mil 752 millones de dólares, el más elevado que tiene México en el mundo.

El reacomodo en las divisas a favor del dólar continuará, aunque también dependerá del ritmo de normalización de la política de estímulos monetarios de la Reserva Federal.

Sin embargo, la competitividad de una nación como México, no debe de depender de un ajuste cambiario como en otras épocas.
De otro modo, la trillada y anhelada diversificación comercial para ser sólo un buen deseo.

Las cifras dicen contundentemente que hoy por hoy nuestro principal mercado se llama Estados Unidos, noticia excelente en época de vacas gordas allende el Río Bravo, y devastadora cuando se registra la otra cara de la moneda.

Por ello, resulta de fundamental importancia la aprobación y aplicación de programas como el de productividad que se está evaluando en el Congreso.