Mercados

Crisis político-financiera en Argentina derrumba 15% al Merval en 2 días

El dólar cotiza en 15 pesos en el mercado paralelo; la crisis del país sudamericano inició con el default a fines de julio, lo que desató una ola especulativa contra el peso, misma que ningún funcionario ha podido detener.
Guadalupe Hernández
Guadalupe Hernádez
03 octubre 2014 5:10
Argentina

(Bloomberg)

CIUDAD DE MÉXICO.- Argentina sigue hundiéndose, ahora una crisis político-financieraprovocó un desplome de la bolsa de valores y reavivó los temores sobre la trayectoria del peso.

El miércoles por la noche el presidente del Banco Central Argentino, Juan Carlos Fábrega, presentó su renuncia a la presidenta del país Cristina Fernández, quien lo acusó unas horas antes de no hacer nada para controlar a los bancos a fin de evitar que el peso sucumba ante el dólar por las fuertes presiones cambiarias.

Ese mismo día el Merval se desplomó 8.23 por ciento, ya que los rumores sobre la renuncia del banquero central surgieron desde temprano y se confirmaron por la noche. El día después fue igual, o quizás peor. La bolsa de valores en su principal índice, el Merval, perdió en ésta ocasión 7.06 por ciento, para acumular una caída de 15 puntos porcentuales en solo dos días de operación.

En el mercado cambiario los efectos de la crisis que ha sumido al país en otro periodo de incertidumbre también se sienten; Argentina tiene un pujante mercado cambiario paralelo, o negro, que de acuerdo con varios analistas dentro y fuera del país, es el más grande y el que verdaderamente fija el precio del dólar.

El mercado cambiario oficial está igual que el gobierno, en una severa crisis de descrédito.

El dólar llegó a cotizar hasta en 15 pesos en el mercado paralelo, hace tres meses alcanzaba precios de 13.0 pesos por dólar.

La crisis político-económica se profundizó después de la salida de Fábrega ya que los mercados rechazaron al suplente, Alejandro Vanoli, hasta entonces presidente de la bolsa de valores del país, pero sin experiencia en banca.

Argentina está en crisis desde hace varios meses, cuando menos en una más profunda.

Apenas al cierre de julio, el país entró en default al no querer pagar a fondos no reestructurados (buitre).

El pago a éstos fondos era indispensable para que un juez en Nueva York aceptara liquidarle a otros deudores de fondos estructurados, una orden del propio juez impedía al banco estadounidense Bank of New York Mellon, recibir fondos de Argentina para realizar esos pagos.
A partir de entonces la situación en el país se ha deteriorado, ahora la caída bursátil augura otro periodo oscuro.