Mercados

Ciclo alcista del dólar, es el tercero más importante en 48 años de historia

La fortaleza de la moneda estadounidense seguirá como fuente
de inestabilidad cambiaria en el mundo. La fortaleza de la moneda estadounidense seguirá como fuente de inestabilidad cambiaria en el mundo.
Esteban Rojas
[Dólar tiene ligero declive frente al peso mexicano en el mercado intercambiario al cotizarse en 13.181 pesos por unidad. / Bloomberg]  

[Dólar tiene ligero declive frente al peso mexicano en el mercado intercambiario al cotizarse en 13.181 pesos por unidad. / Bloomberg]

Sin mover todavía su tasa de referencia y solamente con retirar la palabra paciente, la política monetaria de la Reserva Federal de los Estados Unidos se ha vuelto más restrictiva.

Esto sucede así, debido que en lo que va del año, 15 bancos centrales han bajado su tasa de referencia.

Asimismo, el Banco Central Europeo ha iniciado la compra mensual de bonos por 60 mil millones de euros al mes, mientras que en Japón se extiende la política de estímulos.

De junio de 2014 a marzo de 2015 el dólar ha experimentado un incremento de 24.84 por ciento, el mayor aumento en 10 meses para un periodo similar desde el año 1973.

El presente ciclo alcista del dólar, es el tercero en la historia, desde enero de 1967, cuando se tienen cifras disponibles en Bloomberg.

El mayor ciclo alcista se presentó en el periodo de junio de 1980 a febrero de 1985, cuando el billete verde se apreció 88.27 por ciento. El segundo, comprende de junio de 1995 a enero del 2002, cuando la principal moneda del mundo avanzó 47.37 por ciento.

La turbulencia cambiaria y las devaluaciones competitivas se prolongarán, por lo menos, hasta que la Reserva Federal de Estados Unidos empiece subir su tasa de referencia, lo que tendría mayor probabilidad de ocurrir a partir del próximo 17 de junio.

El peso no se pude sustraerse a la fortaleza del dólar, debido no solamente a las relaciones comerciales y financieras que ligan a México con Estados Unidos, sino por el riesgo de que la mayor caída de otras monedas le hagan perder participación de mercado en la principal economía del mundo.

En el caso del peso todavía no se debe de descarta la necesidad de que la Comisión de Cambios actiuve otros mecanismos que integran su arsenal, entre los que destaca inyecciones extraordinarias de divisas o aumentar el monto de las subastas actuales para hacer frente a periodos de turbulencia.

Esta situación elevaría su probabilidad de ocurrencia, sobre todo en caso de que el nivel del dólar refleje la posibilidad de contaminar a la inflación.

Los mercados hasta ahora han mostrado cierto proceso de diferenciación de México con respecto a otros mercados, dado la instrumentación de las reformas estructurales y por el hecho de contar con uno de los escudos financieros más sólidos, compuesto por la reservas internacionales y el crédito flexible con el FMI.

Pero el escenario global es muy riesgoso, el país no puede mantenerse aislado, reciéntemente los precios del petróleo lo demostraron.

Políticas monetarias en sentidos opuestos
El dólar se impulsó a máximo de 12 años por la terminación de la fase de compra de bonos por parte de la Reserva Federal de los Estados Unidos (Fed), a finales del año pasado, y por la incertidumbre de cuándo y a qué velocidad empezara a elevar su tasa de referencia.

En el otro lado de la balanza, el dólar también ha sido apoyado por el endurecimiento de la política monetaria de la Fed, de forma relativa, a pesar de mantener todavía sin cambio su tasa de referencia en el mínimo histórico de 0.0 a 0.25 por ciento.

Esto es así, debido a que otros bancos centrales han movido sus tasas de interés a la baja.

De acuerdo con cifras reportadas por Bloomberg, de una muestra de 17 movimientos de tasas de interés de bancos centrales en lo que va del año, 15 han sido a la baja y solamente dos al alza.

Dentro de los bancos centrales que han movido a la baja su tasa de referencia destaca los casos de China, Canadá, India, y Corea del Sur. Incluso, hay institutos centrales que las han bajado en dos ocasiones en el primer trimestre del año, como es el caso de Rusia y Dinamarca.

Las menores tasas de interés obedecen a diferentes factores de carácter particular de cada nación, pero en todos los casos tienen como denominador común una pérdida de vigor en sus economías.