Mercados

Carta a los 3 reyes magos, en el árbol de las Afores

Éste 2015 las Afores llegarán a la mayoría de edad; 18 años de vida con cifras positivas aunque insuficientes a causa de las condiciones vigentes en los mercados, más el factor principal: las muy bajas cuotas de aportación.
Antonio Sandoval
Antonio Sandoval
06 enero 2015 5:5
Afore

(Alejandro Gómez)

CIUDAD DE MÉXICO.- Bien podemos hacer unas pequeñas peticiones para que previo al aniversario las Afores redefinan tanto en gremio como individualmente algunos de los puntos en la relación con los trabajadores.

1) Más información: Existen 45.9 millones de cuentas registradas y asignadas por Siefore, todos necesitan información que los ayude a tomar mejores decisiones; la información oportuna, veraz y confiable nunca sobra, mucho menos en un sistema como el del ahorro para el retiro.

2) Más cifras: Las instituciones tienen una oportunidad única para consolidarse no solamente con sus afiliados, sino con potenciales usuarios de sus servicios. La institución que entienda la importancia de poner a disposición de los trabajadores cifras que reflejen en forma clara y precisa su situación y la del mercado en general, habrá dado un paso gigantesco; ya lo hacen, pero es necesario profundizar en la tarea.

Hablar de cifras en México es complicado, sabemos la baja cultura financiera, pero son las Afores los vehículos idóneos para contrarrestar el fenómeno, ya sabemos que no existe un alto grado de conocimiento, lo que debemos hacer es poner manos a la obra para revertirlo.

3) Más tecnología: En el SAR mexicano existen 21.6 millones de cuentas relacionadas con jóvenes de 37 años y menores, personas que viven el día con la tecnología a su disposición. Algunas Afores mandan ya en forma mensual el estado de cuenta a sus afiliados, pero no son todas; algunas más tienen cierto nivel de comunicación en redes sociales, la misma Amafore lo hace, pero es apenas el inicio.

4) Campañas más propositivas y sobre todo, muy parecidas a las inversiones en el sistema: de largo plazo.

Deben ir encaminadas a notar la importancia del ahorro, que no por forzoso es irrelevante, todo lo contrario: porque es muy relevante, es forzoso. Campañas de larguísimo aliento, que trasciendan año con año; empujar en el conocimiento popular.

El año pasado se dio un gran paso al “jubilar” a la Bartola, pero las campañas deben ser permanentes; “El piojo” pasará de moda en algún momento de la vida.

No lo deseamos pero imaginemos lo que sucedería si la selección nacional tiene una mala Copa América 2015 en Chile, recordemos que los técnicos son altamente dependientes de los resultados.