Mercados

Caída global del dólar; en México el peso gana 2.51% en 3 sesiones

La apreciación del peso obedece a un desplome del dólar frente a todas las monedas del mundo: emergentes e industrializadas; las expectativas de alza en tasas de la Fed se pueden modificar.
Esteban Rojas
peso

(Bloomberg)

El dólar cayó en todo el mundo, las cifras de empleo reportadas el viernes pasado abrieron la expectativa de que la Reserva Federal no subirá sus tasas de interés en junio próximo, toda vez que para la reunión de política monetaria de abril la propia Fed descartó cualquier ajuste.

La moneda estadounidense vivió ayer uno de sus peores días en dos años, lo que favoreció a prácticamente todas las divisas del mundo, incluyendo al peso mexicano.

Al final de las operaciones interbancarias, el peso se recuperó 27.35 centavos, equivalente a 1.80 por ciento, con respecto al último día hábil de la semana pasada.

La moneda nacional ligó tres sesiones de ganancias contra el dólar, para un beneficio acumulado de 2.51 por ciento, con lo que marco su mejor ciclo alcista desde el terminado el pasado 19 de septiembre del 2013, esto es en casi 21 meses

El avance de la moneda nacional estuvo en línea con el desempeño de otras divisas debido al retroceso del dólar, que de hecho inició la semana pasada.

El billete verde acumuló una pérdida de 0.83 por ciento entre el 30 de marzo y el 6 de abril del presente año, al cerrar su índice en 97.16 puntos al inicio de la presente semana.

El avance del peso y de otras monedas en el mundo, obedeció también a que los participantes del mercado cambiario descontaron favorablemente el aumento acumulado de 6.72 por ciento en los precios del petróleo.

Ayer, de una muestra de 15 monedas, el peso obtuvo el cuarto lugar como una de las de mejor desempeño desde el pasado 30 de marzo, solamente detrás del avance observado por las divisas pertenecientes a Rusia, Brasil y Sudáfrica.

En operaciones de ventanilla bancaria, el dólar se vendió en un promedio de 15.15 unidades. En lo que respecta al mercado interbancario, el tipo de cambio tocó un mínimo de 14.758 pesos, mientras que su cotización máxima fue de 14.89 pesos.

La posibilidad de que en Estados Unidos el Banco de la Reserva Federal postergue el inicio de un ciclo alcista en su tasa de referencia, originó una fase de recuperación del peso no vista en casi dos años.

Las expectativas ahora apuntan a que las tasas subirían en septiembre.