Mercados

Caída del peso no asustó
a capitales; llegan
4 mil mdd

Entre el 14 de noviembre y el 2 de diciembre, los extranjeros arribaron al mercado de deuda atraídos por casi 400 puntos base extra de rendimiento
Álvaro Montero
Esteban Rojas
15 diciembre 2014 5:0
peso y dólar

(Bloomberg)

CIUDAD DE MÉXICO.- La caída del peso no generó salida de capitales del mercado financiero mexicano sino recomposición de carteras, así lo demuestran las cifras actualizadas de tenencia de valores gubernamentales en poder de inversionistas del extranjero.

De acuerdo con el banco central mexicano, del 14 de noviembre al 2 de diciembre del presente año, el tipo de cambio del peso con el dólar pasó de 13.523 a 14.126 pesos en el mercado de mayoreo, lo que significó una depreciación nominal de 4.46 por ciento.

En contraste, la tenencia de extranjeros en papel de duda gubernamental se elevó en el mismo periodo de 2.076 a 2.131 billones de pesos, lo que significa un incremento de 55 mil 947 millones de pesos, equivalentes a 4 mil 135.46 millones de dólares que ingresaron al mercado nacional a pesar del ajuste cambiario.

La diferencia de tasas de interés se mantiene como factor fundamental del aumento en la participación de los inversionistas extranjeros, más el hecho de una probable y atractiva ganancia cambiaria, según el plazo al que inviertan los extranjeros y las condiciones en los mercados nacionales.

La consolidación de la economía estadounidense como refugio financiero por las cifras que demuestran recuperación, “tiró” las tasas en esa nación, ampliando más la diferencia de puntos con países como México.

El bono M nacional, a plazo de 10 años, pagó durante el lapso de tiempo analizado una tasa nominal de 6.08 por ciento, en tanto que su similar en Estados Unidos se colocó en 2.10 por ciento, lo que arroja un diferencial a favor de México de 398 puntos base, prácticamente sus niveles máximos del año.

Los extranjeros, lejos de salir corriendo del país por la mayor aversión global al riesgo, le han apostado a las inversiones en pesos con el propósito de aprovechar los altos diferenciales de tasas a favor de México y los mejores fundamentales derivados de las recientes reformas de carácter estructural.

La depreciación de la moneda nacional, lejos de ser un freno para los capitales extranjeros, los alentó a comprar más valores de deuda, dado que por cada dólar que traen ahora, reciben más pesos, por lo tanto cuentan con mayor capacidad de inversión.

La reorientación de capitales en el mercado mexicano es prueba de que los fundamentales del país siguen pesando más que otros factores, como la turbulencia cambiaria que mantiene bajo presión a la moneda mexicana.

A río revuelto, ganancia de
inversionistas extranjeros

En la actualidad, la tenencia de valores extranjeros en papel de deuda gubernamental representa 37.53 por ciento del total de valores en circulación.

Los foráneos superan ampliamente la tenencia de valores gubernamentales de inversionistas institucionales como los fondos de pensiones, incluidas las Afores; las sociedades de inversión, los bancos y las aseguradoras.

Otra de las características de la inversión de los flujos de capital en el mercado de deuda en México se relaciona con su creciente demanda de papel de largo plazo.

La tenencia en este tipo de instrumentos asciende a un máximo histórico de 1.36 billones de pesos.

Dicha cifra supera ampliamente la inversión realizada en instrumentos de corto plazo como los Cetes, misma que asciende a 646 mil 191 millones de pesos; todas las cifras actualizadas al 2 de diciembre, ya en plena turbulencia cambiaria.