Mercados

Brasil se ‘abarata’ 27% para mexicanos desde el Mundial

Una cerveza durante el mundial se pagaba en 12 reales, 70.3 pesos, hoy se pagaría el equivalente a 51.2 pesos, es decir, 27.17 por ciento menos.
Abraham González
ME. México vs. Brasil: balanza comercial tricolor, positiva desde 2011.

ME. México vs. Brasil: balanza comercial tricolor, positiva desde 2011.

Si el Mundial se hubiera retrasado un año, los mexicanos que asistieron a Brasil habrían pagado 27 por ciento menos por los gastos de su viaje. Durante la Copa del Mundo, la equivalencia entre la moneda mexicana y la brasileña era de 5.857 pesos por real, sin embargo, 14 meses después es de 4.264.

Si todo sigue en esta condición, visitar esa nación durante las Olimpiadas del año entrante, dará una segunda oportunidad a los viajeros.

El precio de una cerveza de poco más medio litro en los estadios rondaba los 12 reales, unos 70.3 pesos de aquél entonces, pero en estas fechas, serían unos 51.2 pesos.

Los mexicanos no serían los más beneficiados, pues el real se ha depreciado frente a otras divisas y particularmente respecto al dólar estadounidense.

Así, el turista norteamericano que pagó unos 5.40 dólares por esa cerveza de 12 reales, hoy pagaría 3.03 dólares, pues la devaluación del real es de 44 por ciento frente a la moneda de Estados Unidos.

Y aunque existe una depreciación generalizada de las monedas emergentes frente al dólar, el caso del real brasileño es el más dramático, sólo por detrás del rublo ruso, cuyo descenso es de casi 50 por ciento.

Apenas el pasado 9 de septiembre, la calificadora Standard & Poor’s rebajó la nota crediticia del país latinoamericano de BBB- a BB+, con panorama negativo, lo que significa que la deuda de ese país ya no tiene grado de inversión y esto a su vez limita a grandes empresas y fondos de inversión participar en el mercado de deuda brasileño.

La economía de ese país sudamericano caerá este año 2.8 por ciento frente al 2014, de acuerdo con estimaciones de analistas, como consecuencia de una disminución en la confianza y en las compras de sus consumidores internos y de una baja de 28 por ciento en la inversión en ese país.

La aceleración de la crisis política está limitando cada vez más la posibilidad de una mejora fiscal. Esto significa que es probable que el país sufra nuevas rebajas de las calificadoras, como Fitch y Moody’s e incluso de Standard and Poor’s”, dijo Roberto Padovani, economista en jefe del banco brasileño Votorantim.

“Esto a su vez refuerza una perspectiva de continuo deterioro en la economía brasileña, con posibles escenarios negativos en los mercados”.

Bajo estas circunstancias, en lo que va del año el principal indicador del mercado accionario de Brasil, el Ibovespa, acumula una pérdida de 9.40 por ciento, una cifra superior a los descensos del mercado mexicano o del chileno, sin embargo, al incorporar el efecto cambiario de enero a la fecha, el retroceso es de 41 por ciento, lo que la convierte en la bolsa más perdedora de América bajo esta medición.

Para, Ernesto Dos Santos, analista de BBVA Research, uno de los efectos más importantes que se podrá ver a causa de la depreciación del real es un incremento en la inflación.

“Una moneda más débil, así como un ajuste fiscal más ligero, debería crear una presión adicional sobre la inflación”, anticipó.

“Aunque creíamos que nuestras expectativas de inflación habían tocado un pico, ajustamos ligeramente nuestras estimaciones al alza a 9.2 y 5.5 por ciento para finales de 2015 y 2016, respectivamente. El tono negativo de la actividad económica debe evitar que la inflación llegue a niveles aún más altos”.