Mercados

Blindaje para el peso, en máximo histórico

El escudo de México, integrado por las reservas internacionales y una línea de crédito del FMI, subió a más de 265 mil millones de dólares.
Esteban Rojas
Esteban Rojas
30 mayo 2016 10:48
Etiquetas
El peso está respaldado con 265 mil mdd. (Archivo)

El peso está respaldado con 265 mil mdd. (Archivo)

Las autoridades financieras de México nunca habían tenido tantos dólares disponibles como ahora para proteger al peso frente a episodios de volatilidad que puedan depreciarlo de forma desordenada.

Las reservas internacionales, sumadas a la línea de crédito contratada con el Fondo Monetario Internacional (FMI) recién renovada y ampliada, le permiten contar a México con un escudo financiero sin precedente por 265 mil 31 millones de dólares, de acuerdo con datos publicados por el Banco de México y la Secretaria de Hacienda.

Dicha cifra es equivalente a 8.75 veces la cantidad de dólares vendida en el mercado por la Comisión de Cambios entre diciembre de 2014 y febrero de este año para contener la depreciación de la moneda mexicana ante el aumento de posiciones especulativas.

Estos recursos también equivalen a 2.45 veces el saldo invertido por los extranjeros en valores de deuda del gobierno federal, el cual ascendió a 108 mil 103 millones de dólares al pasado 18 de mayo.


MÉXICO PIDE MÁS CRÉDITO AL FMI

El fuerte incremento en el escudo financiero de México se debió a un aumento en la Línea de Crédito Flexible (LCF) con el FMI, la cual pasó de 66 mil 484 millones de dólares en la penúltima semana a 87 mil 708 del viernes pasado. Los 177 mil 323 millones restantes del escudo son parte de las reservas internacionales.

“A solicitud de la Secretaría de Hacienda y el Banco de México, el Fondo Monetario Internacional, evaluó las características de la economía mexicana, sus fortalezas, y ha tomado la decisión de que en México no solamente continúe la línea de crédito flexible, sino que además, se amplíe, pasando de 65 mil millones de dólares, a 88 mil millones de dólares”, declaró el secretario Luis Videgaray en un evento el viernes.

De acuerdo con analistas, la solicitud se debió a la previsión de eventos que podrían elevar la volatilidad en los mercados locales.

“En nuestra opinión, la Comisión de Cambios solicitó la extensión de la LCF como un mecanismo adicional y precautorio en anticipación a un entorno con riesgos externos significativos que podrían impactar la liquidez y dinámica de los mercados financieros locales, tales como un aumento de la tasa de referencia en el verano y fuera del consenso por el Fed, una salida del Reino Unido de la Eurozona, retos importantes para la economía global, e incluso la posibilidad de una victoria de un candidato con sesgo radical en las elecciones de Estados Unidos de noviembre, entre otros”, señalaron analistas de Banorte-Ixe en una nota encabezada por Gabriel Casillas, director de análisis de ese banco.

Según David Lipton, primer subdirector gerente y presidente interino del directorio del FMI, México disminuirá el monto de la LFC, en la medida en la que haya menos riesgos a nivel internacional.

“Las autoridades no tienen la intención de hacer un uso permanente de la LCF. Las autoridades planean reducir el monto de acceso en el futuro, bajo la condición de que disminuyan los riesgos globales actuales que enfrentan los mercados emergentes, con miras a reducir gradualmente el uso del instrumento por parte de México”, advirtió.

La línea de crédito flexible con el FMI se da a naciones que cumplen con buen manejo fiscal y económico. Las únicas naciones del mundo que tienen una LCF similar son Colombia y Polonia.

En 2015, el costo para México de contar con el crédito contingente del FMI fue de 225 millones de dólares.

LAS PIEZAS DEL ESCUDO
En la actualidad, la disponibilidad del crédito del FMI representa el 33.1 por ciento del escudo financiero de México y el restante 66.9 por ciento las reservas internacionales.

La línea de crédito ganó terreno, pues en mayo de 2014 representaba el 27.9 por ciento del total de dólares disponibles.

Este avance se explica, por un lado, por el mayor monto en Derechos Especiales de Giro (unidad del FMI que varía según el comportamiento del dólar frente a otras divisas), y por el otro, por una disminución de las reservas, debido a su utilización para dar liquidez al mercado cambiario.