Mercados

Blindaje de México en 261 mil mdd para enfrentar turbulencias financieras

Recursos del escudo financiero permiten enfrentar mejor posibles turbulencias provenientes de la negociaciones del TLCAN, el proceso de normalización de la política monetaria de la Fed, así como del proceso electoral en México.
Esteban Rojas
dólar

dólar (Bloomberg)

Con la renovación anticipada y la extensión de una línea de crédito flexible otorgada por el Fondo Monetario Internacional a México, se posibilita contar con recursos para enfrentar posibles turbulencia derivadas de las negociaciones del Tratado de Libre Comercio de América del Norte y de la normalización de la política monetaria de la Reserva Federal, así como de la que se pueda derivar del proceso electoral en el país.

Ayer se dio a conocer que el Fondo Monetario Internacional (FMI) respaldo la extensión de una línea de crédito por 62,389 millones de Derechos Especiales de Giro (DEG) por dos años, equivalente a 88,307 millones de dólares, valuados al cierre de este jueves.

Con la extensión del crédito del FMI, sumado a las reservas internacionales, posibilita contar con un blindaje de 261,056 millones de dólares.

Los recurso disponibles para poder enfrentar posibles choque provenientes del exterior y del ámbito nacional, están cerca de su máximo histórico, el cual fue alcanzado el pasado 10 de junio, cuando ascendieron a 265,426 millones de dólares.

La línea de crédito flexible (LCF) se otorgó a México a partir de abril del 2009 con un monto de 31,500 DEG, para llegar en la actualidad a 62,389 millones.

La LCF está diseñada para la prevención de crisis, ya que ofrece la flexibilidad para utilizar la línea de crédito en cualquier momento.
La línea de crédito contratada con el FMI, nunca se ha utilizado para estabilizar al tipo de cambio o cumplir con el servicio de la deuda externa de México.

La LCF es otorgada por el FMI a países con sólidos fundamentos económicos, con el propósito de apoyarlos en situaciones extraordinarias. En este programa también se han incluido a naciones como Polonia y Colombia.

Con la ampliación de la LCF y las reservas internacionales se pueden cubrir posibles turbulencia originad por la negociación del TLCAN, la normalización de la política monetaria de la Reserva federal.

Asimismo, el periodo de vencimiento de la LCF, extendida por dos años, posibilita contar con recueros para dar liquidez a los mercados en caso de altibajos provocados por el proceso elector en México en 2018.

Mantener la LCF, tiene un costo para México cercano a los 300 millones de dólares anuales. Sin embargo, contar con esta especie de seguro, tiene mayores beneficios, que supera ampliamente a los costos incurridos por contratarla.

Estructura y peso relativo del blindaje financiero

Del total del escudo financiero, las reservas internacionales, por un monto de 172,749 millones, representan el 66.17 por ciento. Mientras la línea de crédito, por 88,307 millones de dólares, significa el 33.83 por ciento.

Los recursos contenidos en el escudo financiero, también son muy superiores a los 34 mil millones de dólares que se han utilizado para dar liquidez al mercado cambiario durante la crisis del mercado inmobiliario en Estados del 2008, y los utilizados, por casi la misma cantidad, para apoyar a la moneda mexicana a partir del a crisis petrolera, iniciada a mediados del 2014 a la fecha.

El escudo financiero representa también alrededor de la mitad de la deuda externa de México, por lo que se tiene garantizado cubrir el pago de los intereses y del principal de manera holgada.

De acuerdo con las últimas cifras reportadas por el Banco de México, el saldo de la deuda externa Bruta de México ascendió a 439,366 millones de dólares, al cierre del pasado junio.

Los recursos contenidos en el blindaje financiero no tiene el objetivo de defender a un determinado nivel del tipo de cambio, ya que se cuenta con la libra flotación de la paridad dólar peso.

En México, se negocian diariamente en promedio alrededor de 20 mil millones de dólares, mientras que en el mercado externo, las negociaciones con la moneda mexicana superan los 100 millones de dólares en promedio.

Por lo tanto, los recursos contenidos en el blindaje financiero contribuyen a dar certidumbre a los mercados, pero son insuficientes para intentar fijar o defender a un determinado nivel del tipo de cambio.