Mercados

Banco central cumple 7 meses sin vender dólares al mercado

Las autoridades cambiarias que son el Banco de México y la Secretaria de Hacienda han optado por una estrategia de repartir los costos de los ajustes entre el tipo de cambio y las tasas de interés.
Esteban Rojas
Esteban Rojas
28 septiembre 2016 5:0
dólar, peso

(Bloomberg)

La Comisión de Cambios, integrada por representantes del Banco de México y la Secretaría de Hacienda, no ha inyectado liquidez al mercado cambiario desde la semana terminada el 19 de febrero de este año, cuando vendieron 2 mil millones de dólares.

La sequía en la venta del billete verde con cargo a las reservas internacionales se ha dado a pesar de que el tipo de cambio sobrepasó un máximo de 18.88 unidades marcado en la semana del 15 al 19 de febrero y otro de 19.9085 en la terminada el 23 de septiembre, en el mercado de mayoreo.

La autoridad cambiaria ha optado por una estrategia de repartir los costos de los ajustes entre el tipo de cambio y las tasas de interés.

En los últimos siete meses, el Banco de México ha incrementado en dos ocasiones el costo del dinero, para acumular un incremento de 100 puntos base en su tasa de referencia, hasta ubicarla en el actual 4.25 por ciento. El primer incremento se dio el 17 de febrero y el segunda el 30 de junio. En ambas ocasiones el movimiento fue de 50 puntos base.

La política monetaria del Banco de México se ha vuelto más restrictiva con respecto a la Reserva Federal de Estados Unidos y otros bancos centrales de naciones emergentes.

El freno a la venta de dólares ha permitido reconstituir a las reservas internacionales, lo que sumado a un incremento en la línea de crédito contingente contratada con el Fondo Monetario Internacional, ha posibilitado elevar el escudo financiero de México a 263 mil 212 millones de dólares, cifra mayor a la prevaleciente a mediados de febrero, cuando se reportó en 240 mil 705 millones.

La intervención de manera discrecional en el mercado cambiario es una herramienta que sigue vigente y que puede ser utilizada en cualquier momento, para ayudar a superar una operación desordenada en el mercado cambiario o ayudar a combatir situaciones de tipo especulativo.