Mercados

Balance financiero positivo en los primeros dos años

Inversión de cartera sin precedentes, tasas de interés tocan mínimos históricos, depreciación menor frente a otros periodos similares.
Esteban Rojas
Esteban Rojas
01 diciembre 2014 5:0
 [El dinero comenzará a correr en los siguientes dos años / Bloomberg]

[El dinero comenzará a correr en los siguientes dos años / Bloomberg]

CIUDAD DE MÉXICO.- La combinación entre una política monetaria laxa en Estados Unidos y las reformas estructurales, arrojan como resultado saldos favorables en las variables financieras durante los dos primeros años del sexenio.

También, influyeron otros factores como selección que hicieron los capitales del mundo ante el surgimiento de conflictos geopolíticos.

En los dos primeros años de la actual administración, el costo del dinero alcanzó mínimos no vistos, debido a la abundancia de liquidez en el contexto internacional, pero también por los avances en la estabilidad financiera de México y la aprobación de importantes reformas estructurales.

La tasa de los Cetes registraron mínimos históricos en todos sus plazos, destacando el de 28 días que llegó a 2.76 por ciento.

En el balance para los dos primeros años, la tasa lider de los Cetes acumuló un retroceso de 1.4 puntos, un desmepeño más favorable respecto a un periodo similar en los sexenios de Ernesto Zedillo, Vicente Fox y Felipe Calderón.

A pesar del descenso de las tasas nominales, nunca como ahora los inversionistas de c artera han estado tan presentes en el país durante los dos primeros años de una administración.

Entre diciembre de 2012 y septiembre pasado entraron a México flujos de capital denominado de portafolio o especulativos por un monto de 88 mil 444 millones de dólares, lo que no tiene precedente en ningún sexenio anterior para un mismo periodo.

Este tipo de recursos engloba los destinados a la compra de bonos y acciones, así como los provenientes de la colocación de valores de deuda en el exterior.

Los mejores fundamentales de México han facilitado la caída en el costo del dinero. Sin embargo, no se puede dejar de reconocer que su baja se debe en gran parte a la fuerte entrada de capitales del exterior que han aprovechado el mejor balance que presenta México entre riesgo y rendimiento.

Depreciación del peso, la más baja en 20 años
El tipo de cambio del peso contra el dólar registra un comportamiento alcista desde junio.

La causa es el fortalecimiento del dólar en el contexto internacional y las preocupaciones por el desplome de los precios del petróleo, entre otros factores, lo que lo llevó la cotrización arriba de 14 pesos en el mercado de menudeo.

A pesar de este comportamiento, el peso registra una depreciación acumulada en los dos primeros años del actual sexenio de 7.5 por ciento, inferior a la caída de 22.2 observada en el mismo lapso de la administración de Felipe Calderón y muy similar la presentada en el sexenio de Vicente Fox.

La volatilidad ha sido y seguirá como una de las características fundamentales de los mercados, derivada del proceso de normalización de la política monetaria por parte de la Reserva Federal de Estados Unidos.

Reservas monetarias jamás vistas
Para enfrentar de mejor manera los cambios esperados en los flujos de capitales, destaca el hecho de que en el actual sexenio se mantiene la acumulación de reservas internacionales, hasta llegar a un monto histórico de 192 mil 966 millones de dólares. A esta cantidad se suma la renovación del crédito flexible con el Fondo Monetario Internacional (FMI), por 70 mil millones.

Mercado de capitales, punto débil por el factor fiscal
El punto más débil del comportamiento de las variables financieras se puede encontrar en el comportamiento del principal indicador de la bolsa mexicana.

El Índice de precios y Cotizaciones (IPC) presenta un rendimiento acumulado de 5.6 por ciento en los dos primeros años de la presente administración, que representa el comportamiento más bajo para un mismo periodo.

El comportamiento de las acciones fue determinado en gran medida por dos factores: el bajo crecimiento económico, así como la aplicación de la reforma fiscal, que implicó gravar las operaciones en bolsa.