Mercados

Baja en la calificación
de Brasil hunde al real
a mínimo de 13 años

Brasil es un claro ejemplo de los saldos que ha dejado la turbulencia financiera y el no tener medidas preventivas que protegieran su economía. Rusia o Sudáfrica podrían sufrir caso similar.
Esteban Rojas
Real Brasil

(Bloomberg)

La baja en la calificación crediticia de la deuda soberana de Brasil provocó una corrida en contra del real, llevándolo a perder en el día 1.90 por ciento al cerrar 3.8533 unidades frente al dólar. El nivel alcanzado por la moneda de la primera economía de América Latina es el menor desde finales del 2002.

El principal índice accionario de Brasil, el Ibovespa, fue más defensivo en el día, respecto a la divisa de ese país, al bajar solamente 0.33 por ciento a 46 mil 503.99 puntos, aunque en los últimos cuatro meses acumula una caída de 19.89 por ciento.

La reacción negativa en el mercado financiero de Brasil obedece a que, el miércoles por la noche, la agencia Standard & Poor’s le retiró al grado de inversión, al bajar su calificación a BB+, un nivel especulativo que no se tenía desde el 2008, desde BBB-.

Brasil una dura advertencia para otras naciones
La rebaja en la calificación de Brasil era en gran parte esperada, como respuesta a la recesión, la inestabilidad política y a los escándalos de corrupción.

El débil desempeño de la economía mundial y la posibilidad de que pronto la Fed pueda aumentar su tasa de referencia, constituyen un caldo de cultivo que puede llevar a la revisión en la calificación de algunas otras naciones emergentes.

Entre los países que pueden ver reducida su calificación están los exportadores de petróleo como Rusia, hasta otros productores de materias primas como Colombia, Turquía y Sudáfrica, entre otros.
Contraste entre Brasil y México

Las dos principales economías de la región latinoamericana presentan amplios contrastes, lo que puede derivar en reducir en los próximos años la distancia entre su tamaño.

El Producto Interno Bruto de México experimentó un crecimiento de 2.2 por ciento en el en segundo trimestre del año, en tanto que el de Brasil bajó 2.6 por ciento, con lo que técnicamente entró en recesión.
En materia de inflación, el gigante sudamericano presenta una alza de 9.53 por ciento en el pasado agosto, mientras que en México alcanzó un mínimo histórico de 2.59 por ciento.

Las tasas de interés de referencia de sus respectivos bancos centrales, también muestran grandes contrastes, al ubicarse en Brasil en 14.25 y en México en 3.0 por ciento.

Las diferencias entre ambas economías han llevado a que tanto el tipo de cambio como el mercado accionario en México, estén siendo más defensivos con respecto a lo observado en Brasil.

El tipo de cambio del real con el dólar presenta un desplome acumulado en el año de 45 por ciento, lo que contrasta con la depreciación del peso de 13.5 por ciento.

La existencia de una economía débil en el entorno internacional y la cada vez más cercana alza en la tasa de referencia en los Estados Unidos, obligan al Ejecutivo Federal y al Congreso mexicano a ponerse de acuerdo para sacar un presupuesto creíble y acorde a la complicada situación actual, de lo contrario el riesgo de una revisión a la baja en la calificación crediticia del país podría incrementarse.