Mercados

Apuestan en Chicago a una caída pronunciada del peso

Posiciones especulativas en contra de la moneda nacional alcanzan niveles superiores a los registradas en la crisis mundial de 2008. El peso es la octava moneda más negociada en los mercados cambiarios del mundo y la primera entre las divisas emergentes.
Esteban Rojas
peso

(Bloomberg)

Los participantes en el mercado cambiario mantienen una postura de venta sobre las principales monedas de naciones emergentes, incluido el peso, lo que se ha reflejado en un incremento de las posiciones cortas en el mercado de futuros en Estados Unidos.

Especuladores no creen en una pronta recuperación del peso

De acuerdo con las últimas cifras publicadas por Bloomberg, las posiciones cortas en contra del peso alcanzaron el equivalente a dos mil 547 millones de dólares, al cierre del 21 de julio en el Chicago Mercantile Exchange.

El monto apostado en contra de la moneda nacional es, incluso, superior a las cifras observadas en los momentos más álgidos de la pasada crisis inmobiliaria en Estados Unidos, la cual se extendió prácticamente a todo el mundo.

Particularmente destaca la percepción negativa en el presente mes, que llevó a los especuladores a pasar de posiciones cortas por un monto de mil 235 millones de dólares al monto mencionado de dos mil 547 millones.

La cifra quizá no sea significativo en términos absolutos, pero sí refleja el sentimiento con respecto al peso, moneda que es la octava más negociada en el mundo y la número uno entre las naciones emergentes.
La postura dominante en el mercado de futuros se reflejó, en parte, en el hecho de que el dólar alcanzó ocho máximos históricos en el presente mes, algo jamás visto.

Semana clave para el tipo de cambio
Las mejores apuestas a favor del peso se presentaron en el mercado de futuros del CME, las posiciones alcanzaron un máximo histórico de seis mil 234 millones de dólares el 16 de abril de 2013.

Las posiciones en el mercado de futuros son muy cambiantes. En la semana, la especulación podría prevalecer a la espera de conocer importantes eventos y datos que modificarán o reforzarán el sentimiento negativo con respecto al peso.

Para empezar, el miércoles se dará el anuncio de política monetaria de la Reserva Federal de Estados Unidos.

El promedio del mercado no espera que la Fed modifique su tasa de referencia, pero los participantes estarán atentos al contenido del comunicado, con el propósito de encontrar señales de sus próximos pasos.

El jueves se publicará el Producto Interno Bruto (PIB) de Estados Unidos al segundo trimestre, para el que se espera un incremento de 2.5 por ciento.

Una cifra por arriba o por debajo de lo esperado podría incidir en un cambio en las posiciones especulativas correspondientes al peso en el mercado de futuros en CME.

En nuestro país, el Banco de México anunciará su decisión de política monetaria el jueves.

Es poco probable que el Banco Central modifique su tasa de referencia, pero será importante conocer su postura en torno al grado de afectación del nivel alcanzado por el tipo de cambio, sobre la formación general de precios.

También será clave ver si modifica o no su postura con respecto a la relación de la política monetaria, con lo que haga la Fed.

Un indicio de una posible anticipación de un incremento en la tasa de referencia de Banxico podría ayudar a un cambio en las posiciones cortas en contra del peso.

El otro aspecto a cuidar es ver posibles cambios en la intervención en el mercado cambiario, sobre todo en caso de presentarse situaciones desordenadas o por una excesiva depreciación del peso.

La autoridad cuenta con cerca de 260 mil millones de dólares para enfrentar una mayor contingencia.