TIIE, en buen momento para contratar créditos
ESCRIBE LA BÚSQUEDA Y PRESIONA ENTER

TIIE, en buen momento para contratar créditos

COMPARTIR

···
Dinero

TIIE, en buen momento para contratar créditos

Costo del dinero de corto plazo en mínimo histórico, una buena noticia para reestructurar deudas en mejores condiciones.

Esteban Rojas
27/06/2014

CIUDAD DE MÉXICO.- La flexibilización de la política monetaria por parte del Banco de México ha traído algunos beneficios para las demandantes de préstamos.

Las mejores condiciones no solamente han abarcado a demandantes de financiamiento como puede ser el gobierno, sino también se ha extendiendo a las empresas privadas y a los consumidores.

De acuerdo con información del Banco de México, la denomina Tasa de Interés Interbancaria de Equilibrio (mejor conocida como TIIE) a plazo de 28 días se fijó en 3.305 por ciento el 27 de junio, con lo que escaló a un nuevo mínimo histórico.

,


Cabe recordar que la TIIE es una tasa de referencia utilizada por los bancos para determinar el costo de los préstamos, a lo que generalmente se suma algunos puntos porcentuales por arriba. También es requerida como referencia para determinar la tasa que pagarán los colocadores de papel en el mercado de deuda.

Desde el punto de vista de los consumidores, la TIIE sirve muchas veces para fijar la tasa de interés que se les cobrarán a las personas por la utilización de recursos vía las tarjetas de crédito o para los recursos destinados a la adquisición de bienes de consumo duradero e, incluso, para el pago de intereses de tipo moratorio.

En tanto que en los plazos de 91 y 182 días, la TIIE se encuentra también cerca de sus mínimos históricos.

La mejor estrategia que se puede aplicar, tanto las empresas como los consumidores, es tratar de “amarrar” una tasa fija, para el plazo del papel de deuda a colocar o en la solicitud de crédito, cuidando de no caer en el sobrendeudamiento.

Otro aspecto a considerar, es que debido a las actuales rigideces presentes en el sistema financiero, es posible que muchos beneficios de las tasas de interés no lleguen a los usuarios finales del crédito. Este aspecto se podrá corregir, de manera gradual, en la medida que se logre aterrizar la reciente reforma financiara.