Mercados

Tasas reales suben ante baja inflación

La mejoría en las tasas reales se ha dado a pesar de que el rendimiento nominal de Cete bajó de un promedio de 4.20 por ciento registrado de enero a septiembre del 2011 a 2.95 por ciento en el mismo lapso en el presente año.
Esteban Rojas
[El Gobierno elevará entre octubre y diciembre la oferta de Cetes./Bloomberg] 

[El Gobierno elevará entre octubre y diciembre la oferta de Cetes./Bloomberg]

CIUDAD DE MÉXICO.- Los ahorradores mexicanos se han visto beneficiados en su poder de compra ante la caída en la inflación, no sólo por los bienes y servicios que adquieren, sino también con respecto a los rendimientos reales que adquieren por sus inversiones.

Por ejemplo, el rendimiento del Cete a 28 días ha otorgado a sus compradores un rendimiento acumulado de enero a septiembre del presente año de 1.44 por ciento, una vez descontado el efecto de la inflación. De acuerdo con cifras publicadas por el Banco de México y el Inegi, este rendimiento es el mayor para un mismo periodo desde el 2011.

La mejoría en las tasas reales se ha dado a pesar de que el rendimiento nominal de Cete bajó de un promedio de 4.20 por ciento registrado de enero a septiembre del 2011 a 2.95 por ciento en el mismo lapso en el presente año.

El mejor rendimiento para los ahorradores se explica fundamentalmente por el hecho que la inflación haya acumulado, hasta el pasado septiembre, un aumento de solamente 0.65 por ciento.

La evolución de las tasas reales ha permitido, además de preservar el capital invertido, aumentarlo por arriba de la inflación, algo que no ocurrió durante 2014, cuando la tasa real de algunos instrumentos fue negativa en el periodo enero-septiembre, por ejemplo, la del Cete a 28 días, que se ubicó en 0.03 por ciento de pérdida.

Otros instrumentos diferentes a los gubernamentales también presentan el mismo atractivo. Hasta el pasado agosto, los depósitos a plazo fijo a 28 días promediaron 3.13 por ciento anual, muy por arriba de la inflación observada en el mismo mes.

La confianza en la estabilidad financiera también ha llevado que el premio exigido, por arriba de la inflación, para comprar instrumentos como los Udibonos se encuentre en mínimos del año, al ubicarse en 1.74 por ciento en promedio en septiembre de este año.

El ahorro al alza
De acuerdo con cifras del Banxico de México, al pasado agosto el saldo del ahorro financiero realizado por residentes en el país, distinto al canalizado a través de los fondos de pensiones, alcanzó un saldo sin precedente de 7.21 billones de pesos.

La existencia de rendimientos superiores a los de años anteriores en términos reales ha ayudado a la compra de instrumentos de deuda denominados en pesos, tanto del gobierno como de los privados.
La mayor demanda de instrumentos de ahorro en moneda nacional destaca, sobre todo, porque se ha dado en medio de una fuerte alza en el precio del dólar.

El nivel existente de tasas de interés reales es favorable para inducir un mayor ahorro en pesos. No obstante, el riesgo que existe de que suban más, en caso de un cambio en la política monetaria del Banco de México, es que impacte negativamente al proceso de recuperación económica.