Mercados

Tasas de interés de corto plazo en piso, pero todavía con brillo

Diferenciales de tasas de interés a favor de México, siguen siendo un fuerte imán para atraer  capitales del exterior.
Esteban Rojas
Esteban Rojas
30 julio 2014 8:32
Bloomberg

Peso mexicano

CIUDAD DE MÉXICO.- La espiral bajista en la cual se han desenvuelto las tasas de interés en México parece haber alcanzado su parte más baja, pero no por eso han perdido totalmente su atractivo, sobre todo a los ojos de los extranjeros.

Los treasury bills en los Estados Unidos presentan tasas de interés de 0.03, 0.04 y 0.06 por ciento a tasa anual, cifras muy inferiores a prevalecientes en nuestro país para los Cetes en los mismos plazos de 2.80, 2.91 y 2.98 por ciento.

Los todavía elevados diferenciales de tasas a favor de México, se ha reflejado en una entrada extraordinaria de flujos de capital a instrumentos como los Cetes por un monto sin precedente de 667,215 millones de pesos, al pasado 18 de julio.

Al parecer los niveles alcanzados por las tasas de interés de corto plazo cuentan con la complacencia del Banco de México, como un medio de regular la fuerte entrada de flujos de capitales al exterior y evitar que la economía mexicana se pueda indigestar.

Se trata de evitar una mayor exposición a los movimientos de dichos capitales y de sus efectos negativos sobre variables clave como el tipo de cambio y las tasas de interés, cuando pretendan volver a sus lugares de origen.

El desproporcionado aumento de 14.3 por ciento en la base monetaria, compuesta básicamente por los billetes y monedas en circulación, al pasado 25 de julio, puede ser una manera en que el Banco de México ha pretendido inducir al mercado para mantener bajas a las tasas de interés, y de esta manera, suavizar la entrada de capitales del exterior.

Banxico, deja al mercado la tarea de reducir las tasas, sin anunciar una nueva baja en su tasa de referencia, actualmente en 3.0 por ciento.

El propósito parece apuntar en la dirección correcta, al generar también condiciones colaterales que abaratan el costo del dinero, aunque este proceso puede estar teniendo algunos efectos negativos, sobre todo para los ahorradores nacionales. Estos han visto caer significativamente sus ingresos por concepto de intereses.