Mercados

Tasa negativa del BCE hace ganar menos a bancos europeos

El experimento de tasas negativas del BCE para estimular la inflación, está resultando en un mal negocio para el sistema bancario del continente, y se espera que en los siguientes trimestres se refleje en sus libros contables.
Abraham González
Bloomberg
03 junio 2016 5:0
  [Bloomberg] El pronóstico del presidente del BCE sobre la debilidad económica, igual al del mes pasado. 

[Bloomberg] El pronóstico del presidente del BCE sobre la debilidad económica, igual al del mes pasado.

Los principales bancos de la Zona Euro ganaron menos con sus operaciones de préstamos durante el primer trimestre, ya que el experimento de los tipos negativos del Banco Central Europeo (BCE) se sumó a los efectos de la caída de la negociación y al aumento de los costes por la normativa reguladora.

La caída del margen de intereses, la primera en los dos últimos años, podría agravarse tras la bajada del tipo de depósito por parte del BCE a -0.4 por ciento en marzo, lo que significa que el banco europeo cobra a los prestamistas por guardarles el exceso de efectivo.

“En el mundo de los bancos estamos teniendo dificultades con los tipos de interés negativos”, dijo John Cryan, máximo responsable de Deutsche Bank, en una conferencia en Nueva York. “Tendremos aún más dificultades cuando el efecto de estos tipos de interés negativos se refleje en nuestros libros de depósitos”.

El margen de intereses, es decir, la diferencia entre lo que los bancos cobran a sus clientes por los créditos concedidos y lo que pagan por financiar estos depósitos, cayó un total del 2.5 por ciento interanual entre los 13 principales bancos cotizados en bolsa de la región durante el primer trimestre, según datos compilados por Bloomberg.

En total los beneficios antes de impuestos cayeron un 20 por ciento.

Ayer, el BCE dejó sin cambios su principal tasa de interés, en territorio negativo, y mantuvo sus políticas extraordinarias de estímulo en un intento por revivir la inflación e impulsar el crecimiento de la zona euro luego de casi una década de debilidad de la economía.

Mediante compras de activos por 1.74 billones de euros (1.94 billones de dólares) y tasas de interés negativas, el BCE intenta impulsar la inflación, que ha permanecido en rojo durante meses, aumentando el riesgo de que el bloque de 19 países se sumerja en una espiral de deflación.

El BCE aclaró que iniciará la compra de los bonos corporativos el 8 de junio.